Vivir

Colapso en las funerarias con las incineraciones: se empieza a recomendar el enterramiento tradicional

Se está recurriendo también al traslado de cuerpos a hornos crematorios de unas comunidades a otras

En España hay 450 hornos crematorios que estos días trabajan sin descanso para incinerar a todas las víctimas de Covid-19 - 9.053 hasta este miércoles. De estos hornos, 28 están en la Comunidad de Madrid y algunos profesionales reconocen que están trabajando por encima de su capacidad. El colapso de estos equipos de incineración ha llevado a algunas funerarias a recomendar a los familiares de los fallecidos el enterramiento como opción. 

El sector funerario está poniendo todas las infraestructuras y medios para evitar la acumulación de cadáveres, especialmente en las comunidades más afectadas. Pero, con la llegada de la pandemia, la opción más solicitada por los familiares, explican desde la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) es la de incinerar y no hay tanta capacidad para la cantidad de fallecidos que se están produciendo en algunos territorios a diario. 

“Habitualmente en Madrid de media un día cualquiera del mes de marzo fallecían unas 80 personas. Ahora cada día mueren más de 300”, explica Alfredo Gosálvez, Secretario General de Panasef. Por eso las funerarias recuerdan que con el Covid-19 no hay ninguna obligación en este sentido desde el Gobierno, como sí lo había con el ébola que seguía siendo contagioso mucho tiempo después del fallecimiento y solo podía ser incinerado. 

Los cuerpos se trasladan entre comunidades autónomas

En España el 40% de la población escogía la opción de incinerar a sus familiares, aunque siempre dependiendo de la región: por ejemplo en Galicia este porcentaje baja al 30%, mientras que en Málaga asciende al 80%. 

Era una tendencia que iba al alza, pero la llegada del coronavirus ha elevado considerablemente el número de personas que lo eligen y, por eso, empresas funerarias como Parcesa está recordando a los familiares que el entierro puede ser “la alternativa más cercana y rápida para despedir a los seres queridos en la actual coyuntura". 

Las empresas recuerdan que en esta dolorosa circunstancia en la que los allegados reciben sus cenizas directamente sin haberse podido despedir con un velatorio o una ceremonia, el enterrar puede aportar “más cercanía en la despedida”. 

Esto se suma a que, con el colapso de los hornos crematorios, hay familias que tienen que esperar más de tres días para recibir las cenizas. 

Todas las empresas funerarias consultadas por Confidencial Digital insisten en el sobre esfuerzo que sus trabajadores están haciendo, llegando incluso a turnos de 18 horas. 

Muchas de ellas como Albia o Mémora han contratado personal y aumentado su flota de choques y algunas están tomando la decisión de trasladar los cuerpos a otras comunidades autónomas para incinerarlos allí y evitar el colapso. 

La maquinaria está siendo forzada

En la empresa Kalfrisa, que se dedica a la fabricación de hornos crematorios, reconocen que los clientes están llamando muy preocupados. “Están forzando las máquinas y los equipos se están sobreexplotando”, dice Héctor Fernández, responsable de la empresa. Por eso han tenido que incrementar la asistencia telefónica.

Normalmente estos hornos están preparados para dos o tres cremaciones al día. Aunque hay algunos con capacidad para cinco o seis. Ahora mismo, muchos trabajan veinticuatro horas sin descanso incinerando más de diez cuerpos.

“Los clientes están cuadruplicando la capacidad de sus hornos en algunas regiones”, dice Fernández. Por eso, a pesar de que España es el país con más aparatos crematorios del mundo la empresa explica que recibe preguntas a diario de disponibilidad de stock. 

El Gobierno prohíbe subir los precios 

El sector de las funerarias engloba unas 1.600 empresas que facturan más de mil millones de euros al año, según los datos de Panasef. 

Tras las críticas de algunos familiares que acusaban al sector de inflar los precios, el Ejecutivo decidió regularlos. Las funerarias no pueden subir los precios respecto a los que tenían el pasado 14 de marzo. Es más, si se ha pagado una cuantía superior estos días, deberán devolver el dinero. Además, las empresas responsables serán sancionadas vía la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable