Vivir

El director de la RAE denuncia el “ambiente tóxico” provocado ante su sucesión

Darío Villanueva asegura que las informaciones sobre los motivos de su renuncia proceden de académicos críticos que tratan de “provocar malentendidos y extender las posverdades”

Darío Villanueva. Álvaro García Fuentes (@alvarogafu)
photo_cameraDarío Villanueva. Álvaro García Fuentes (@alvarogafu)

El primer jueves de diciembre habrá relevo en la dirección de la Real Academia Española (RAE). Han pasado los cuatro años que estipulan los estatutos y su director actual, Darío Villanueva, cederá el testigo sin optar a la reelección.

Así lo comunicó al pleno de la institución en la sesión de apertura del pasado jueves, y desde entonces algunos medios de comunicación hablan de división en la RAE, de crisis financiera importante, de falta de apoyos y de proyecto agotado.

La decisión de Villanueva de no revalidar su puesto y seguir con un segundo mandato la tomó “hace dos veranos”. Como él mismo explic a Confidencial Digital, en nueve de los diez años que lleva de académico ha ostentando responsabilidades institucionales, primero como secretario general, y ahora como director.

Son cargos que le llegaron después de estar ocho años como rector de la Universidad de Santiago de Compostela y ahora prefiere “seguir siendo académico de la RAE, que es un puesto vitalicio, pero dedicarme a otros proyectos y compromisos profesionales y personales”.

Críticos “que se cuentan con una mano”

Desde Washington, el director de la RAE señala a Confidencial Digital que las interpretaciones de su decisión publicadas en algunos medios estos últimos días “son erróneas y la pena es que ese amarillismo contra una institución ilustrada viene de dentro, de varios académicos. Sobran dedos de una mano para contar los críticos, que son los mismos que nunca han desaprovechado la oportunidad para atentar deslealmente contra la RAE”.

El director de la Real Academia Española, que este año cumple su 305 aniversario, ya preveía que el relevo en la dirección sería aprovechado por los disidentes del Pleno “para provocar malentendidos y extender las posverdades. Son los mismos que llevan tiempo centrados en poner minas dentro de la institución convirtiendo en tóxico un ambiente de gente inteligente, sensata y razonable”.

Otra de las críticas vertidas sobre Villanueva en estos días ha sido su reacción ante la petición de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, de revisar el presunto lenguaje machista de la Constitución de cara al 40º aniversario de la Carta Magna.

Como él mismo aseguró en una reciente entrevista en estas mismas páginas, esa petición de Moncloa no ha tenido ninguna influencia en la decisión de Villanueva de dejar la dirección de la RAE.

Posible relevo de Cebrián

Antes de Navidad habrá nuevo dirigente en la RAE, una institución cuyos estatutos no contemplan la opción de presentar candidaturas. Sus 46 académicos pueden ser elegidos para tomar las riendas. Entre ellos, en la última semana se ha destacado la posibilidad de que el próximo líder de la Academia que aglutina a todos los hispanohablantes del mundo sea Juan Luis Cebrián, ex presidente del Grupo Prisa.

El periodista fue elegido académico en 1996 y ocupa la silla V. Según afirma ahora Villanueva, Cebrián “es un miembro veterano muy comprometido con la RAE y asiduo en sus reuniones. Ha contribuido mucho al progreso de la Academia y están tan legitimado como el resto de los académicos para dirigir esta institución”.

En el caso de que el presidente trigésimo primero de la RAE fuera Cebrián, sería el primer periodista titulado al frente de una institución liderada habitualmente por filólogos.

Además, podría ser la segunda vez en que el representante de la silla V accedería al timón de la RAE. Le antecedería en el puesto Alejandro Pidal y Mon, ex presidente del Congreso de los Diputados y director de la Real Academia Española entre 1906 y 1913.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo