Vivir

Bancos con asientos limitados y cámaras termográficas en la reapertura de los velatorios

Las compañías han acondicionado y equipado los tanatorios para poder reactivar los funerales dentro de la fase 1

Imagen de los bancos de una de las instalaciones de la funeraria Mémora con los asientos limitados
photo_cameraImagen de los bancos de una de las instalaciones de la funeraria Mémora con los asientos limitados

Entre las actividades permitidas para las autonomías o regiones sanitarias que hayan pasado ya a la fase 1 está, de nuevo, la celebración de funerales. Pero como todo, debe hacerse utilizando unas medidas de seguridad extremas para no seguir propagando el Covid-19. Las compañías funerarias han preparado sus establecimientos con bancos con asientos limitados o cámaras termográficas. 

La seguridad de las familias y de los profesionales tiene que ser una prioridad en esta fase de desescalada y, por eso, las compañías funerarias están realizando protocolos en sus instalaciones para evitar los contagios. Empresas como el grupo Mémora han realizado una inversión de un millón de euros para adaptar sus equipamientos a “la nueva normalidad”. 

Según la normativa aprobada el pasado 4 de mayo, las regiones que se encuentren en fase 1 pueden incrementar el aforo de los velatorios hasta un máximo de 10 personas y hasta 15 en crematorios o entierros. Asimismo, se pueden celebrar ceremonias con un tercio del aforo máximo de la instalación.  

Equipos de protección individual para las familias 

Los centros abiertos hasta el momento se han llenado de dispensadores de geles hidroalcohólicos, papeleras especiales para depositar guantes y mascarillas y señales informativas en todos los rincones. 

Además, algunas compañías han ido un paso más allá de lo regulado. Mémora, por ejemplo, se ha equipado con EPIs (equipos de protección individual) por si las familiares los necesitaran y ha instalado cámaras termográficas para observar la temperatura de todas las personas que entren al recinto. 

La distancia social 

La prioridad es, por supuesto, mantener la distancia social. Las funerarias han reforzado el personal de seguridad, para estar alerta de la distancia de seguridad de las personas en el recinto. 

Asimismo, se han instalado catenarias, cintas para gestionar el tráfico o bancos con limitaciones de asientos para evitar aglomeraciones. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes