Vivir

Las escuelas náuticas sobreviven gracias a las clases on line

Se explica a través de Internet cómo actúan los vientos, cómo leer las cartas de navegación y los tipos de barcos que existen

Escuela náutica de campello
photo_camera Escuela náutica de campello

Las zonas de costa son cada verano un foco de atracción muy importante para los turistas. Con las restricciones propias de la pandemia, los españoles han tratado de dar un giro a sus vacaciones, y algunos están deseando probar cosas nuevas. Esto ha dado lugar a una masificación del alquiler de barcos. Pero para alquilarlos, si se quiere tener total libertad se han de aprender a conducir, pasando por alguna de las escuelas náuticas.

Estas escuelas tuvieron un parón el pasado verano de 2020 debido al confinamiento, ya que no podían enseñar prácticamente, pero no se quedaron quietas y lucharon por mantener las clases teóricas online: "En los últimos años ha subido la petición de hacerlo desde casa. Entre que es ocio y solo dura un mes, y que prefieren no estar en una clase cerrada por el Covid la modalidad online nos ha dado la viabilidad para ofrecer más cursos y a clientes más diferentes”, indicaba Fernando, portavoz de la escuela náutica Aperca por el Mar de Cádiz.

Este formato facilita a los estudiantes poder amoldar las clases a cuando pueden: “Cada vez los alumnos necesitan más flexibilidad de los horarios. Las prácticas son solo cuatro días, no consecutivos, pero 8 horas cada día, y como cada uno es de su padre y de su madre y tiene su trabajo y sus cosas...”.

En la misma idea incidía a ECD Basilio, director de la academia Outsail, de Chiclana de la Frontera: “Lo mío es una cámara que se me apunta a mí en directo como si estuvieran en clase. Dejamos las clases grabadas y las pueden ver cuando quieran, lo que les facilita a ellos el aprendizaje y a mí la enseñanza".

Todo esto, junto con los puntos positivos que tiene la navegación en la época del Covid-19 ha llevado a un aumento del alquiler de barcos, y por ende del número de estudiantes. Pero estos han de estudiar para presentarse a las convocatorias propuestas por las diferentes Comunidades Autónomas. La Academia Macaya de Santander confirmaba el crecimiento a Confidencial Digital: "En nuestra comunidad lo normal es que en las convocatorias de examen hubiera unas 120 o 130 y en la de junio 60 0 70, 100 lo máximo. De 120 se ha pasado a unos 350 en enero y de 60 a 250 en junio”.

Las Comunidades gestionan los examenes

Y a pesar de que en todas las comunidades se ha dado este crecimiento, algunas lo han gestionado más favorablemente que otras, llevando al enfado desde las academias con la Junta de Andalucía. “No entendemos esta idea desde la Junta de Andalucía, porque si hubiera más convocatorias habría más días para hacerlo y menos aglomeraciones”, señalaba el portavoz de Aperca por el Mar, mientras que desde Outsail su director ponía en relevancia que "no ha habido más alumnos porque la Junta ha cortado las convocatorias". 

Aun así, los problemas con los organismos autonómicos no les han hecho llegar a niveles más bajos que en 2020, gracias precisamente a, como decíamos antes, el aumento de la compra-venta de barcos: "Llevo la gestoría náutica y me he dado cuenta de que la cantidad de cambios de propiedad que me han llegado se ha podido multiplicar por 30 o 40”, señalaba Basilio. “Esta compraventa hace que la gente necesite el carné de barco, y dicen pues me lo saco y ya, tanto títulos de licencia de navegación como superiores”.

 

Sánchez anuncia 400 millones de inversión para Egipto

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes