Vivir

Las funerarias incorporan velatorios online y ceremonias en streaming

Ofrecen también la posibilidad de venerar a los difuntos por internet en el propio tanatorio. Las incineraciones han marcado en septiembre el máximo de la pandemia

Las compañías de servicios funerarios durante la primera ola del coronavirus fueron uno de los sectores más afectados. El número de muertos provocados por la incidencia del Covid-19 produjo una saturación de los medios materiales, por lo que han querido reaccionar de cara al segundo repunte. Para ello, han reforzado sus protocolos higiénico-sanitarios y se ha aumentado el stock de equipos de protección EPI por un potencial repunte en el número de contagios por coronavirus. Además de impulsar el aprovisionamiento de sudarios y ataúdes, y aumentar los crematorios en funcionamiento.

De entre las medidas de seguridad que ha implantado el Grupo Mémora en sus instalaciones es relevante la aplicación tecnológica de hace más de dos semanas, ya que ha permitido dotar las salas de velatorio de equipos de calidad tecnológica avanzada con cámaras que detectan sombras e indican si pueden entrar más personas o no. También han instalado cámaras termográficas de acceso a los tanatorios para medir la temperatura y evitar que entre gente con síntomas.

El Grupo ASV, con centros funerarios en todo Levante y Andalucía, creó un equipo de trabajo con Prevención de Riesgos Laborales para proteger de forma activa a todos los trabajadores y por ende a sus familias. Por otro lado, hay menos afluencia de personas por las restricciones de aforo en los velatorios. Durante la pandemia solo podían asistir tres personas por difunto. Ahora dependiendo de los metros cuadrados que tenga cada sala, existe una posible ocupación del 50%. Las últimas restricciones al respecto en la Comunidad Valenciana y, según informa ASV, han afectado a las poblaciones de Elche, Orihuela y Guadassuar.

Contratos digitales con validez jurídica

Entre las medidas que han adoptado por las restricciones impuestas destaca la transformación digital, por la que las diferentes familias de los difuntos han podido contratar sus servicios. Esta modificación ha tenido lugar durante la pandemia en la mayoría de las empresas de este sector y confirman a ECD desde el Grupo Mémora que “ha venido para quedarse”. Esta les ha dado la posibilidad de tener un espacio digital de homenaje al difunto mediante un perfil público o privado, dependiendo de las preferencias de las familias, dentro de su página web. Además, cuentan con la reproducción en streaming de ceremonias que, a través de la web y las fichas de cada difunto, los familiares pueden ver la ceremonia introduciendo su nombre de usuario y su contraseña. “En el futuro se mantendrán”, confirman fuentes de PANASEF.

Por otro lado, ha permitido la atención de servicios y contratos funerarios, con validez jurídica. Tuvieron lugar contrataciones por vía telemática y telefónicamente gracias a un sistema de grabado de las conversaciones. También han activado productos y servicios más actualizados.

Toda esta transición digital ha supuesto que desde marzo hasta ahora estas empresas hayan podido continuar con su trabajo y las familias homenajear a sus difuntos. En Barcelona se han realizado más de 215 contrataciones online al 100% y más de 5.140 documentos firmados de forma electrónica. Y el total de contratación digital hasta la fecha es de 5.197 en todo el país, según informan fuentes del Grupo Mémora a ECD.

Colapso durante la pandemia

La mayoría de las instalaciones funerarias no tienen actualmente el mismo nivel de colapso que tuvieron en plena pandemia. Según fuentes de ASV: “Actualmente estamos trabajando de forma normal para las fechas en las que nos encontramos”.

De los establecimientos que el Grupo Mémora tiene en Madrid hay un 15% más de defunciones con respecto a las mismas fechas del año pasado. Además de un incremento de defunciones en todas sus instalaciones de aproximadamente un 8% de media. En San Sebastián y en Soria no han tenido ningún fallecido. Sin embargo en Barcelona 60 fallecidos en lo que va de mes.  

Tendencia constante de incinerar

Creció mucho durante la pandemia la tendencia ya antes existente de incinerar a los difuntos. Según datos aportados por el Grupo ASV a ECD las incineraciones han aumentado en el mes de septiembre un 7,13%. Siendo en enero de un -2,2% y un 6.6% aproximadamente en los meses de verano. Desde Mémora, confirman que han vuelto a los niveles anteriores al coronavirus a nivel nacional. Durante la pandemia en sus establecimientos de Barcelona se dio un 80% de incineración y actualmente un 55%.  

El vídeo del día

Ministro de Justicia sobre el rey emérito: “Si fuera llamado, vendría”.

Incineraciones en otras comunidades autónomas

Durante el pico de la primera ola se derivaron incineraciones, principalmente de Madrid, la ciudad más afectada, a otras ciudades como Burgos, Jaén o País Vasco. Madrid tenía los hornos crematorios colapsados, por lo que hubo familias que acordaron con las empresas funerarias llevar al difunto a otra comunidad autónoma.

Actualmente no ocurre eso, la incidencia ha bajado y en Madrid por ejemplo se han aumentado los crematorios en funcionamiento de 28 a 34.

Ya en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias

Al inicio de la pandemia reclamaron al Gobierno la falta de una línea directa de contacto con el Ministerio de Sanidad y CCAES. La semana pasada aceptaron su petición. Había mucha desinformación y eso retrasaba más el trabajo entre los sanitarios y las empresas funerarias. “Cuanto antes lleguemos al hospital, antes queda una cama libre”, concluyen fuentes de Mémora.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?