Vivir

Las gasolineras están cobrando 100 euros a los clientes de prepago que llenen el depósito como medida para evitar los impagos

Los dueños de las estaciones de servicio están implementando sus medidas de seguridad para evitar los impagos, especialmente los de clientes que utilizan el prepago con tarjeta de crédito.

Las gasolineras están tomando medidas para asegurarse que sus clientes pagan. Muchas de ellas van destinadas a los usuarios de prepago, a los que se les cobran 100 euros independientemente de la cantidad de combustible que echen.

Juan Miguel Prats, presidente de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEES) reconoce a El Confidencial Digital que "los problemas están con el pago por anticipado a la hora de llenar el depósito". 

De acuerdo con el portavoz de los dueños de las gasolineras, "la crisis se está notando y estamos muy preocupados porque aumenta el número de clientes que pagan y tienen la cuenta al descubierto".

Para evitar estas situaciones, algunas gasolineras y entidades financieras utilizan un procedimiento similar al empleado para hacer reservas online o telefónicas de vuelos, hoteles o restaurantes. El problema es que "no está explicado por ningún sitio" o "sólo hay un cartel minúsculo que ni siquiera dice la cantidad exacta que te cobran", denuncian a ECDvarios usuarios afectados.

Se trata de lanzar una reserva sobre la tarjeta de crédito por un importe superior a lo que costaría llenar el depósito de cualquier utilitario con cualquier tipo de combustible "para cubrirse las espaldas". 

Este importe es estándar e independiente de la entidad bancaria que haya emitido la tarjeta con la que se hace el pago: 100 euros para los utilitarios y superior cuando el vehículo que reposta tiene más capacidad (algunas estaciones de servicio tienen fijado este cargo en 600 euros para camiones).

"Una vez llegados a este punto, hay varias opciones", resaltan fuentes financieras consultadas por este confidencial. En caso de que el cliente tenga dinero en su cuenta, en el mismo momento en el que se cobra el importe real por llenar el depósito, "se resta esa cantidad a los 100 euros y se lanza inmediatamente otra operación: el ajuste de haberes".

En estos casos y según apunta Prats, hay gasolineras que "devuelven en efectivo esa diferencia al usuario" en el mismo momento en que este firma la autorización del pago. No obstante, "lo normal es que el que reposta ni se entere", comentan desde los departamentos de crédito de los bancos. 

"Al ser todo automatizado, esas operaciones se hacen en apenas segundos y no quedan registradas en los extractos bancarios", apostillan.

"Otra opción es que no haya dinero en la cuenta asociada a la tarjeta que se usa para pagar la gasolina". En estos casos y "por seguridad" se cobran los 100 euros íntegros "dando igual lo que marque el contador".

Los problemas vienen cuando el titular de la tarjeta tiene dinero suficiente en su cuenta para pagar lo que cuesta llenar su depósito –"hay muchos chavales que vienen con el dinero justo para la gasolina del coche o de la moto"- pero "no les alcanza para los 100 euros". "O usan otro surtidor o tiene que pasar por caja", responden trabajadores de varias estaciones de servicio.

Preguntados al respecto, varios operadores que incorporan este sistema dicen desconocer esta situación y lo justifican como "cosa de los bancos".

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable