Vivir

El pasaporte biológico para viajar libremente acreditando la inmunidad no estará en vigor este verano

La duda sobre cuánto duran los anticuerpos y la falta de consenso entre los países han impedido su puesta en marcha

España levantará la cuarentena para turistas extranjeros el 1 de julio, pero es todavía una incógnita cómo se van a controlar las fronteras a partir de ese momento. La opción del llamado pasaporte biológico está en al aire.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

El pasaporte biológico, es decir un documento que acredite a los ciudadanos que ya han pasado el Covid-19, y por tanto son inmunes ellos y no contagian a otros se ha debatido como una opción para facilitar los desplazamientos y liberalizar en parte el turismo. Sin embargo, la duda sobre cuánto tiempo dura, y también la falta de consenso entre países han complicado su implantación.

Un mundo menos conectado

“Un mundo menos conectado y bastante más unilateral”, es uno de los efectos inmediatos de la pandemia de coronavirus, según pronostica Pedro Rodríguez, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Comillas. 

El cierre de las fronteras de la Unión Europea el pasado mes de marzo fue un hecho inédito. Dentro de menos de 15 días volverán a abrirse, pero durante todo este tiempo el tráfico aéreo ha caído a niveles de hace décadas

Retomar ahora toda la actividad de las fronteras genera dudas y controversias entre los países y los expertos.

Acreditar el estado de salud

El “pasaporte biológico” o “pasaporte serológico” es una de las propuestas para acreditar el estado médico de cada uno de los viajeros, de forma que puedan desplazarse con garantías

“Consiste en hacerte un análisis y, si has pasado la enfermedad y tienes anticuerpos, serías aceptado”, cuenta Rodríguez. Es “ir más allá de tomarte la temperatura para atestiguar que no representas una amenaza potencial”. 

Con este pasaporte biológico los expertos explican que podría formarse una “cola exprés” en los aeropuertos para priorizar el acceso a este tipo de personas. Una fila para los que llegan con la inmunidad, que pasarían sin problemas, y otra con los que no la traen acreditada. 

Sin embargo, algunos juristas dudan también de su viabilidad, por la privacidad de los datos

Una idea que ya se usa en atletismo 

El documento biológico no es una invención reciente. Desde 2014 se utiliza para los atletas que participan en eventos deportivos de alto rendimiento, utilizando un sistema que establece las propiedades y variables en la sangre. 

Su uso no es el mismo que el que se utilizaría para traspasar las fronteras, pero en esencia, es un mecanismo parecido. 

En este caso, se hacen una serie de chequeos sorpresa a los atletas y se almacena la información, que ve quedando acumulada y accesible en la “ficha” del afectado. 

Se busca reflejar los valores de la sangre de los deportistas, los valores naturales y si estos cambian, con la finalidad de detectar si ha habido dopaje. 

Un tiempo de accesos restringidos

“Una de las consecuencias de la Primera Guerra Mundial fue la imposición del pasaporte como documento para la libre circulación de las personas”, explica Rodríguez. Y vaticina que viene un nuevo tiempo de accesos muy restringidos. 

También después del atentado de las Torres Gemelas, en Estados Unidos, los controles de seguridad en los aeropuertos se intensificaron bruscamente. Una medida que ha perdurado en el tiempo casi veinte años después. 

“Es posible que temporalmente puede haber algo de esto”, explica Heriberto Cairo, decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Algunos expertos creen que será temporal otros, permanente, pero la mayoría insiste en que mientras la posibilidad de que haya un repunte exista los controles no van a reducirse. 

Cuánto dura la inmunidad

Cuánto dura la inmunidad acreditada es una de las grandes dudas todavía sin resolver sobre la Covid-19, y por tanto una de las grandes pegas también para instaurar este pasaporte inmunitario.  

¿Cómo vas a habilitar un pasaporte biológico, si no sabes cuánto dura la inmunidad? La ciencia tampoco termina de respaldar estas medidas tan drásticas”, expresa Rodríguez. 

Las dudas sobre el espacio Schengen 

Los expertos indican que si, en el contexto internacional, es un problema importante el control de entradas y salidas como consecuencia del Covid-19, lo es aún más si cabe dentro de la Unión Europea porque el espacio permitía la libre circulación de los europeos. 

“Restringir este movimiento de jubilados, de estudiantes y de trabajadores… pone en tela de juicio la Unión Europea completa”, dice Rodríguez. 

Opina que Schengen no se volverá a habilitar tal como lo conocíamos hasta ahora. 

Ya estaba siendo cuestionado, por ejemplo con el problema de la emigración, y lo de ahora va a aumentar las dificultades”. 

Otros, en cambio, creen que el coronavirus ha venido a acentuar las tendencias que ya se estaban dando. “No es un hecho trascendental que haya un antes y un después. Yo creo que los elementos de eliminación de libertad de movimiento dentro de Schengen ya existían antes”, afirma el catedrático Cairo. 

Frenar la globalización

La pandemia ha conseguido parar Europa durante dos meses completos y desacelerar la economía mundial. En este sentido algunos expertos hablan del fin de la globalización

Se van a imponer “relocalizar en casa la producción de bienes y servicios, mayores controles en las fronteras y la desafección con respecto a los compromisos internacionales”, dice Rodríguez. 

Un contexto que se puede ver incluso más agravado con la llegada de la crisis económica que se anuncia. 

“La pandemia está consiguiendo frenar la globalización. Es, por ejemplo, una experiencia traumática ver cómo éramos totalmente dependientes de China para comprar material sanitario”, concluye Rodríguez.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?