Vivir

Faltan rastreadores de Covid: en España se necesitan 8.500 y solo hay 5.300

Se trata de enfermeros especialistas en medicina preventiva y son precisos uno por cada 5.500 habitantes

Test PCR
photo_cameraTest PCR

Rastreadores. Es la palabra clave en España en estos momentos, cuando se trabaja para impedir que los actuales rebrotes de Covid-19 deriven en una pandemia generalizada como la que obligó en marzo a declarar el estado de alarma y ordenar el confinamiento de todos los españoles. El problema es que faltan.

El vídeo del día

Casado ante la prórroga: "Menos Aló presidente y más" acudir al Congreso.

Son necesarios más rastreadores de Covid-19 en España. Es una demanda urgente de los propios profesionales que se dedican a ello, según ha conocido Confidencial Digital.

Los rastreadores son pieza clave para la detección precoz del coronavirus y para un control eficaz de la transmisión. Cuando un paciente acude a su centro de salud o a urgencias con síntomas compatibles con el coronavirus, los profesionales se ponen en  marcha.

Se necesita uno por cada 5.500 habitantes

Según el cálculo realizado por Álex Arenas, investigador de la Universidad Rovira i Virgili, de Tarragona, el número óptimo de rastreadores que sería necesario en España es de 8.500.

Actualmente, el país cuenta con un total de 5.333 rastreadores, sin los datos de Galicia y Canarias. Es decir, España país no llega ni a la mitad de los profesionales necesarios para controlar el virus con garantías.

Por su parte, la Confederación Estatal del Sindicato de Médicos (CESM) señala que es difícil concretar cuál sería el número idóneo de rastreadores para los distintos territorios. Cada comunidad autónoma tiene su propio procedimiento y sistema.

Algunas dan más importancia a la atención primarias que otras, y hay que tener en cuenta las diferencias demográficas de cada zona, por lo que las necesidades no son las mismas.

Procedimientos diferentes de rastreo

Fuentes del CESM insisten en que el procedimiento de rastreo no debería ser diferente en cada comunidad, sino que todo el mundo tiene que seguir el mismo sistema de forma general.

Unas comunidades autónomas solicitan la prueba PCR inmediatamente a todos los contactos convivientes con el afectado, tal como dicta el protocolo como recomendación, pero en otras no lo hacen así. “Es una deficiencia de coordinación del sistema de salud español, que debería ser idéntico en todos los territorios”, explican

Los rastreadores explican que uno los momentos más complicados para seguir la pista de las personas contagiadas, va a ser a la vuelta de vacaciones, porque en esos periodos se producen cambios de comunidad.

Vuelta de vacaciones

“Para la vuelta de vacaciones, estamos optimizando lo mismo que habíamos venido haciendo hasta ahora”, afirman desde CESM.

En caso de detectar a una persona con coronavirus, se pasa, al servicio de vigilancia epidemiológica de la autonomía de donde venga, el informe del caso y los contactos directos localizados en la comunidad donde se encontraba, para tener conocimiento del diagnóstico y se pueda controlar el contagio.

Además, van a intensificar los contactos y el aislamiento de los casos, y mejorar las peticiones de PCR en personas directamente vinculadas a los posibles contagiados.

“Nacemos entrenados para esto”

La mayoría de rastreadores son especialistas en medicina preventiva. Según fuentes de la CESM, esta profesión no es algo nuevo. Desde hace muchos años se realizaba, aunque con un nombre diferente: “estudios de contacto”.

Se aplicaba para enfermedades contagiosas como la tuberculosis, el sarampión y la meningitis bacteriana, entre otros. Los profesionales contactaban con las personas que habían estado en relación con el infectado.

La Confederación Estatal del Sindicato de Médicos explica que la gran mayoría del personal de enfermería que ha estado trabajando con el coronavirus, a nivel hospitalario o en atención primaria ya conocía esta labor, por lo que el entrenamiento no les ha supuesto un esfuerzo mayor: “Nacemos entrenados para esto”, afirman.

¿Cuál es su función?

Los rastreadores se encargan de buscar a todas las personas con los que ha tenido contacto el enfermo infectado por coronavirus. Se centran sobre todo con los que han pasado más de 15 minutos en un entorno cercano y a menos de 1,5 metros de distancia. Si se pierde la pista de estas personas relacionadas, el peligro es que pueden generar nuevos contagios.

Desde el Ministerio de Sanidad señalan que los casos sospechosos de infección se tienen que mantener en aislamiento hasta conocer el resultado de la prueba PCR, y es ahí cuando empieza la búsqueda de sus contactos. Si la prueba es negativa, se descarta y finaliza el aislamiento.

Se vigila a los sospechosos

En el caso de haber tenido contacto con una persona con Covid, los rastreadores les informan que tienen que estar vigilados y guardar una cuarentena de 14 días.

Además, recomiendan la realización de una prueba PCR a los contactos estrechos con un objetivo: detectar nuevos positivos de manera temprana. Aunque el resultado sea negativo la cuarentena se mantiene.

El sospechoso deberá permanecer en el domicilio, en una habitación individual y restringiendo al mínimo las salidas de esa estancia. En el caso de que se pase a otra zona de la casa, debe hacerse con mascarilla quirúrgica.

Ha de estar localizable en todo momento. En el caso de que el test PCR dé positivo, pasará a ser un caso confirmado y volverá a hacerse el mismo procedimiento en cadena.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?