Vivir

La Xunta y los agentes forestales en pie de guerra en plena alerta máxima por incendios

Temor a que se repita lo sucedido en octubre de 2017 cuando se produjo el peor incendio de los últimos años en un conflicto similar

Fuego en Baiona (Galicia) 2017
photo_cameraFuego en Baiona (Galicia) 2017

Los agentes forestales y medioambientales se manifestarán este miércoles en Vigo (Pontevedra) "en defensa de los montes gallegos". Los trabajadores, que llevan en huelga indefinida desde el pasado 1 de agosto, reivindican "un nuevo acuerdo laboral que mejore sus condiciones de trabajo, pues actualmente son precarias".

Según ha podido saber este confidencial, a pesar de que el gobierno de Feijóo modificara el plan de renovación y defensa contra los incendios forestales de Galicia (llamado "Pladiga") aumentando hasta octubre la contratación del personal (fijo y discontinuo) y de las brigadas de empresas públicas, "a día de hoy no hay confirmación oficial de que vayamos a trabajar un mes más".

"Estamos casi a finales de agosto y todavía no sabemos si vamos a trabajar en octubre o no. El gobierno gallego no confirma nada oficialmente, y el desconcierto entre el personal es absoluto", asegura a ECD un agente forestal gallego. 

La Xunta modificó la Pladiga y amplió la temporada de alto riesgo hasta octubre, con la intención de prevenir que ocurriera la tragedia del año pasado, cuando se quemaron casi 62.000 hectáreas, pero de todas las medidas prometidas muchas de ellas no han sido aplicadas de forma real".

Misma situación que en 2017

El panorama actual recuerda bastante al del año pasado, cuando se produjo la oleada de incendios que se saldó con cuatro víctimas mortales. La Xunta y los agentes forestales estaban en pie de guerra porque los trabajadores se quejaban de la precariedad laboral en el sector, protagonizada por horas abusivas de trabajo, poco personal y un sueldo "insuficiente".

Cuando el gobierno gallego confirmó que los diferentes fuegos habían sido intencionados, se comenzó a buscar a los responsables. Algunos dedos señalaron a los propios agentes, pues los incendios estaban tan estratégicamente orquestados que únicamente un profesional habría sido capaz de provocar tal tragedia.

Este año la situación es "exactamente igual" al año anterior por lo que el temor en Galicia a que se produzca una masacre al patrimonio natural de esa escala sigue presente en la sociedad.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable