La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Derecho a insultar

Guillermo Zapata se acaba de dar a conocer al gran público por unos mensajes en redes sociales mofándose del holocausto judío, anunciando que Rajoy iba a resucitar a Marta del Castillo y haciendo chistes sobre el asesinato de las niñas de Alcácer o el atentado contra Irene Villa.

La cuestión ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre la libertad de expresión. ¿Es un derecho ilimitado? ¿Yo puedo decir siempre lo que me venga en gana? ¿Se puede bromear sobre todo y sobre todos? ¿Hay intocables o barra libre?

Hay quien sostiene, efectivamente, que la libertad de expresión debe incluir el derecho a la irreverencia, al insulto, al menosprecio a los demás, a la transgresión obscena… sin cortapisas. De hecho, explican que es preciso tolerar especialmente lo que no nos gusta o no nos parece bien. El derecho debe esgrimirse precisamente para garantizar esas manifestaciones.

Sin embargo, a mi me surge una duda. La libertad de expresión, ¿es un bien autónomo que debe ser defendido de forma aislada? ¿O forma parte de un puñado de libertades que deben ser analizadas en su conjunto? Yo pienso que más bien lo segundo.

La libertad de expresión no es un absoluto ético. No es un fin en sí mismo. De hecho, la libertad de expresión se fundamenta en la defensa de la dignidad humana que debe ser protegida. Por eso es valiosa en cualquier lugar y tiempo.

Pero la defensa de los derechos humanos exige armonizar un nutrido número de prerrogativas que necesitan –todas- protección: el derecho a la vida, a la integridad de la persona, la prohibición de la tortura y las penas o los tratos inhumanos o degradantes; el respeto de la vida privada y familiar; la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; la igualdad ante la ley y entre hombres y mujeres; el derecho a la tutela judicial efectiva y a un juez imparcial, a la presunción de inocencia…

Hay que conjugar el derecho a la libertad de expresión con otros derechos, de carácter personal, civil, político, económico y social.

¿Por qué esto es tan difícil de entender?

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?