La España Profunda

Blog

Qué están buscando en los trackings del último minuto

Papeletas para unas elecciones en España
photo_camera Papeletas para unas elecciones en España

Que no se difundan encuestas desde el lunes, por una arcaica norma que deberíamos repensar, no significa que los partidos políticos no estén recurriendo a sondeos propios. Son los famosos trackings de los que hablé hace unos días: tomas de opinión diarias, basadas en muestreos sobre un pequeño pero relevante grupo de personas, que sirven, sobre todo, para detectar tendencias, no datos muy concretos.

Estos días, insisto, los partidos estarán analizando esos informes de forma algo compulsiva porque resultan especialmente relevantes en estas elecciones. Nunca antes había habido tan alto número de indecisos que pueden elegir entre cinco opciones que van a estar por encima del 10% de sufragios. Algo insólito.

Como estos últimos días de campaña son tan decisivos, estos estudios de campo se están analizando con lupa en las sedes del PP, el PSOE, Ciudadanos y Podemos. Me detengo aquí porque dudo mucho que Vox maneje presupuesto suficiente para encargarlos.

¿Qué están intentando descubrir en estos momentos los partidos? ¿Cuáles son sus principales dudas? Intento apuntar aquí algunas pistas:

1. Partido Popular. En Génova 13 habrá mucho interés por conocer si los españoles han valorado el nuevo perfil ‘presidencial’ mostrado por Pablo Casado sobre todo en el segundo debate. Los ‘populares’ llevan tiempo alertando de que las encuestas no recogen el voto oculto que ellos perciben, porque sus simpatizantes no tienen a gala alardear de este apoyo. Interesará comprobar si la puesta de largo de Casado habrá sacado del anonimato a algunos.

También querrá medir el PP cuanto antes el efecto real que ha tenido en su electorado (en los fieles y en los potenciales) la traición de Ángel Garrido. La recta final de campaña de Pablo Casado está siendo intensa: veremos si además es efectiva. El patinazo de Isabel Díaz Ayuso con los atascos de Madrid no preocupará mucho.

2. PSOE. En Ferraz se estarán midiendo los daños colaterales provocados por los debates televisados que se intentaron evitar a toda costa. El presidente fue objeto de durísimos ataques, se defendió como pudo pero no cometió ningún error de bulto. Habrá que ver si esto es así para los posibles votantes socialistas.

Me atrevo a vaticinar que la mentirosa carta sobre supuestas listas negras en la Junta no pasará factura a la marca. Pero el precedente de Andalucía sí preocupa: Susana Díaz no fue capaz de detectar el desplome de los socialistas que se produjo en la semana previa a las autonómicas. Para eso están los trackings: para verlas venir y tomar medidas de urgencia.

También se querrá constatar cuanto antes el impacto que ha tenido sobre la opinión pública la EPA conocida este jueves. Porque ha presentado luces y sombras: crece el paro en 49.900 personas entre enero y marzo (la mayor subida desde 2013), elevando la tasa de desempleo al 14,7%, pero se han creado 596.900 empleos en los últimos 12 meses, un 3,14% más.

3. Ciudadanos. Albert Rivera ganó el primer debate pero no salió tan bien parado del segundo. Interesará comprobar cuál es la ‘media’ resultante en opinión de los votantes. A mi juicio, ha servido para algo muy importante: relanzar una campaña anodina y lánguida que amenazaba ruina. Y no es poco. Pero habrá que constatar si han subido los adeptos y si se ha logrado algo más importante: frenar la sangría de votos hacia Vox que sufría el partido.

Algunos analistas han advertido que el fichaje sorpresa de Ángel Garrido podría ser un regalo envenenado. ¿Y si los electores perciben cierta frivolidad? ¿Y si este movimiento alimenta la idea de que Rivera sostiene un partido veleta, donde hoy se opina una cosa y mañana otra (y por eso se aceptan candidatos rivales que lanzaban improperios contra ellos hasta ayer? Los trackings vuelven a ser esenciales, también para la formación naranja.

4. Unidas Podemos. Pablo Iglesias salió victorioso de los debates tras optar por aquello que tanto le pidió Iñigo Errejón y le supuso su defenestración en Vistalegre II: la moderación. Curioso. Errejón se desgañitó intentando convencer a su líder de que para gobernar era preciso presentarse como un partido sensato, ajeno a los radicalismos y capaz de tender puentes. Esa fue la estrategia que adoptó Iglesias, con la Constitución en la mano incluso, y tantos réditos le ha dado.

Pero creo que esa estrategia –y los trackings podrán demostrarlo- no habrá provocado tanto la movilización de los desafectos (personas asqueadas de las disputas internas y la falta de coherencia del inquilino de Galapagar) como el trasvase de votos del PSOE a Podemos. Ojo a esto. Pudo calar en el votante de izquierdas esa idea que proclamó Iglesias en varios momentos: el PSOE necesita un contrapeso, un pepito grillo que le obligue a cumplir sus compromisos sociales. Habrá que medir si esto está pasando.

5. Vox. Es el partido que más dudas genera. Hay mucha información valiosa por conocer en estas últimas horas sobre la formación de Santiago Abascal. Las encuestas oficiales de estas semanas han dado a Vox la horquilla más amplia de todas. ¿Por qué tanta confusión y dudas? Hay dos factores clave: es un partido nuevo (no hay referencias claras ni precedente efectivo para unas generales) y es el partido que más voto oculto parece tener. De ahí la emoción… y la importancia de los trackings de cara a intentar desvelar el enigma. Los muestreos también deberían reflejar si el ‘apagón’ en los debates ha beneficiado a la formación como apuntan todos los analistas.

Dicho todo lo anterior, como suelen decir los expertos, no hay nada tan clarificador como la encuesta final y definitiva: el veredicto de las urnas. En unas horas tendremos la respuesta.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes