La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Las carcajadas de Cristóbal Montoro

El ex ministro Cristóbal Montoro.
photo_camera El ex ministro Cristóbal Montoro.

Hace un año aproximadamente, por estas fechas, titulé un comentario en este blog remedando el relato hiperbreve de Augusto Monterroso: “Y cuando España despertó, Cristóbal Montoro todavía estaba ahí”.

Me sirvió para recordar esa extraña paradoja a la que nos llevó la rocambolesca situación de bloqueo parlamentario que derivó entonces en una nueva cita con las urnas, el 10 de noviembre: por segundo año consecutivo, España se veía forzada a aplicar las cuentas aprobadas por Cristóbal Montoro en 2018.

Mariano Rajoy había tirado de sorna en el mes de agosto, en la Fiesta de la Vendimia de Leiro, cuando soltó aquello de:

-- “Yo tengo que decir que, lo de los presupuestos, es una buena decisión: seguir con los míos”.

Guasas aparte, es realmente paradójico que hayamos estado dos largos años, dos, aplicando las últimas cuentas que logró aprobar el PP en el Gobierno. Pero no ha quedado otra a tenor de lo que establece la Constitución Española en su artículo 134.4: 

-- “Si la Ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, se considerarán automáticamente prorrogados los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la aprobación de los nuevos”.

Este mecanismo ha provocado algunos problemas graves: no se pudo activar la actualización de las llamadas “entregas a cuenta” para la financiación de las comunidades autónomas. También ha impedido la revalorización de las pensiones o establecer la subida del salario de los funcionarios.

Para evitar desastres, el Gobierno ha recurrido a los decretos ley para introducir modificaciones y adoptar decisiones urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera. Pero mientras tanto, todo este tiempo, Cristóbal Montoro ha seguido ahí.

Ahora todo son prisas. El plan del Ejecutivo de PSOE-Podemos contempla que las cuentas públicas de 2021 pasen al Senado antes del Puente de la Constitución del 6 de diciembre, teniendo así margen para una votación definitiva en el Congreso antes de final de año, sobre el 29 de diciembre. El 1 de enero entrarían en vigor y los PGE de Montoro decaerían automáticamente.

 

El margen es estrecho pero el calendario permite evitar a Pedro Sánchez optar por la novena prórroga presupuestaria de la democracia, algo que sucedió anteriormente con las cuentas de 1978, 1982, 1995, 2011, 2016 y 2017 y como se ha dicho, sucedería por tercera vez con las de 2018 de Montoro.

Por cierto, que estos días don Cristóbal, el risueño, va repartiendo amigables consejos a quien lo quiere oír: que si lo importante ahora es el consenso, el acuerdo, el pacto (incluso por parte del PP) para unas cuentas públicas por la pandemia... Curioso, viniendo de quien viene: uno de los políticos más ácidos, ariscos y mordaces del Parlamento. Repartió estopa hasta quedarse a gusto y nunca se le vio el más mínimo interés en lograr ese consenso que ahora reclama para otros. En fin.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?