La España Profunda

Blog

La cárcel funciona: los insumisos vuelven al redil

Qué buena noticia es esta para un Estado de derecho. Las leyes son útiles. Incluso sus medidas punitivas ayudan a que se respete el statu quo, el buen orden social, el respeto a los demás, la consecución del bien común. Pocas veces ha habido un ejemplo tan claro como el del catalán Jordi Sànchez.

El penúltimo candidato de Junts per Catalunya a la Presidencia de la Generalitat acaba de declarar que está dispuesto a desistir de sus ilegales propuestas independentistas y renunciar a su acta de diputado, a la política, si con ello consigue salir de la trena.

Fíjense bien. Gente que parecía absolutamente irreductible, insumisos de alta graduación, indignados de variado pelaje y cerriles de diverso género están entrando en razón cuando se han visto privados de libertad y pagando en prisión por su desacato.

En este caso estamos hablando del líder de la beligerante Asamblea Nacional Catalana. Lleva desde el pasado 16 de octubre en una celda de Soto del Real, imputado por los delitos de sedición, rebelión y malversación. Y el otro día, en su alegato ante el juez, se presentó como un hombre de paz y una persona humilde: aseguró que carece de liderazgo... Manda carayo.

Qué cambio. Qué mutación. Aunque yo lo entiendo. Pocas cosas, muy pocas, justifican una larga estancia en prisión. Allí, entre barrotes, se moderan muchos idealismos. Uno se queda sólo ante sus románticas cruzadas y si estas son de paja, terminan desapareciendo. ¿Merece la pena dejar de abrazar a tus hijas por un ideal llamado “ruptura con España”? Parece que no.

Ojo. No es un caso aislado. Lo mismo piensa Carme Forcadell, que se negó a repetir como presidenta del Parlament tras evitar la prisión de milagro. Y Carles Mundó, que abandonó la causa en enero. Y Joaquín Forn (dejó su acta de diputado), Clara Ponsatí (renunció estando en Bruselas y se ha marchado a Escocia), Meritxell Serret (ha dejado su acta y sigue fugada en Bruselas), Lluís Puig (ídem) y Neus Lloveras (que ha dicho adiós tras ser imputada).

Insisto. El balance que se puede extraer de estos movimientos es muy interesante de cara al futuro. El que esté pensando en lanzarle un pulso al Estado debe pensárselo muy bien. Porque la broma no le va a salir gratis. Faltaría más.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?