La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

A la caza del descerebrado en twitter

La Guardia Civil acaba de detener en Murcia a un joven de 26 años acusado de lanzar en las redes sociales comentarios “con marcado carácter de incitación al odio y a la violencia” tras el accidente aéreo en los Alpes franceses.

La operación se puso en marcha cuando agentes del Servicio de Información detectaron la publicación del siguiente mensaje, horas después de la tragedia del Germanwings que costó la vida a 150 personas:

-- “A ver, a ver, no hagamos un drama, que en el avion iban catalanes, no personas”.

La investigación llevó hasta S.P.G. y un largo elenco de mensajes gravemente ofensivos y discriminatorios. Realizaba apología de la violencia y llevaba tiempo vertiendo insultos contra los negros.

Me parece muy bien.

Es verdad que esto va muy deprisa. Por eso, precisamente, es preciso estar vigilantes y actuar con celeridad cuando corresponda. Y la respuesta está en el código penal, concretamente en su artículo 510 que protege a colectivos que, por su naturaleza, puedan ser discriminados como las mujeres o personas de distinta etnia o religión. Delitos que pueden ser penados con multas y entre 1 y 3 años de cárcel.

Las redes sociales no son malas. Todo depende del uso que se haga de ellas. Como en sí mismo no es dañino el coche, aunque mueran muchas personas en accidentes de tráfico. O las pistolas: lo mismo sirven para ganar una Olimpiada, que para reducir a un delincuente o para asesinar a un fiscal en Argentina.

Por eso me parece un disparate la iniciativa con la flirteó hace un tiempo el PSOE urgiendo al Gobierno a regular las redes sociales “ante la catarata de comentarios indignos que muchas personas desalmadas vierten”.

Insisto. Ya existe una regulación: el código penal. Atengámonos a las leyes existentes, apliquémoslas y si es necesario, adaptémoslas a los tiempos. Con eso es suficiente para acabar con los comentarios vomitivos difundidos en 140 caracteres.

Regulaciones, las justas.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable