La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Ciudadanos ha hecho el ridículo… y el PSOE

Inés Arrimadas, en una reunión de Ciudadanos (Foto: Flickr Ciudadanos).
photo_camera Inés Arrimadas, en una reunión de Ciudadanos (Foto: Flickr Ciudadanos).

Lo sucedido la pasada semana en la política española es la constatación pública, por vez primera en varios años, de la primera pifia en toda regla protagonizada por dos partidos del centroizquierda. Después de tantas alabanzas a los estrategas de esas formaciones se comprueba que son humanos. Tienen sus debilidades. También se equivocan.

Ciudadanos se va a quedar sin baronesa en Murcia pese a los movimientos en la sombra de un tal Carlos Cuadrado, que sale muy mal parado de este esperpento. Inés Arrimadas ha quedado desacreditada. Sus gestiones con el PSOE para esta operación nacional han sido un fiasco. Ha enfadado incluso a varios referentes del partido: Juan Marín, Begoña Villacís, Toni Cantó, Francisco Igea…

Es decir, la líder naranja no ha conseguido lo que se proponía, ha logrado reventar su partido y lo ha puesto al borde de la desaparición en la Asamblea de Madrid.

El PSOE llevaba semanas alimentando la puñalada al PP intentando convencer a Ciudadanos, también en la sombra. Ha jugado a desbancar a la derecha de varios gobiernos autonómicos y locales contrariamente a lo que afirmaba en privado: su objetivo –decía- era fortalecer a Pablo Casado para evitar el ascenso de Vox. No ha hecho eso sino todo lo contrario.

Pero el movimiento ha sido desacompasado, se ha ejecutado de forma chapucera y se le ha ido de las manos. Tanto que ha provocado la reacción de Isabel Díaz Ayuso que ha respondido quitándose de encima a Ignacio Aguado y convocando en Madrid unas elecciones que pueden provocar la consolidación en el poder de PP y Vox.

Pero es que, además, el PSOE ha sido pillado en un renuncio: se han convocado elecciones en Madrid sin un candidato de peso socialista para la capital. Ángel Gabilondo estaba amortizado, eso lo sabía todo el mundo. Iba camino de la sede del Defensor del Pueblo, cuestionado internamente como estaba, para que Moncloa pudiera cocinar en los próximos dos años un cabeza de lista con garantías.

Pues va a ser que no. Pedro Sánchez e Iván Redondo no han logrado una solución de emergencia en tan poco tiempo y no habrá golpe de efecto: ni Margarita Robles, ni Manuela Carmena, ni Fernando Grande-Marlasca. El gris Gabilondo tendrá que liderar la apuesta socialista. Pero Gabilondo no entusiasma, menudo marrón.

Insisto. Podemos estar ante la primera gran pifia seria de Iván Redondo y compañía; ante el primer movimiento certero de Teodoro García Egea; y ante la primera gran victoria estratégica de Miguel Ángel Rodríguez.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes