La España Profunda

Blog

Empalago emocional con Manuela Carmena

Manuela Carmena
photo_camera Manuela Carmena

Lo he puesto por escrito alguna vez: Manuela Carmena siempre me pareció buena persona, una mujer honesta, entrañable, sincera, compasiva, abnegada… pero sin la talla necesaria para la alcaldía de Madrid. Es así. No es incompatible ser una mujer estupenda, valiosa en lo profesional, y no estar a la altura de un cargo público.

Liderar una ciudad de la envergadura de la capital de España es un desafío tremendo. Exige dotes de liderazgo, prudencia pero también magnanimidad, visión grande, gran capacidad de gestión, un don para identificar a los mejores y capacidad para convencerles de un proyecto ambicioso hasta rodearte de ellos, etc, etc.

Carmena tuvo problemas con su equipo. Ella misma renegó, pasado el tiempo, de varias personas de su confianza. Puso a su lado a personas cortoplacistas, sectarias e incapaces de gestionar un presupuesto como el de Madrid. Por momentos, pareció confusa. Planteó ridículas batallas ideológicas –patético fue ese afán por desacralizar la Navidad de la capital- y se quedó muchas veces en lo accesorio.

Eso sí. Dotó de humanidad al cargo, lo acercó a los ciudadanos y realizó gestos de gran valor humanitario. Sin embargo, ¿es eso suficiente? ¿se justifican algunas alabanzas escuchadas estos días? Les dejo un ejemplo visto este martes en Twitter:

-- “El liderazgo emocional que ha ejercido Manuela Carmena ha dejado un legado en el corazón de los madrileños que no se borrará con la anulación de Madrid Central o cualquier otro giro a sus políticas. Pocos políticos son capaces de dejar una huella en el corazón. Eso no se soterra”.

Qué quieren que les diga. Me parece importante la empatía pero a un cargo público le pido, sobre todo, que gestione de la mejor manera el dinero de los contribuyentes, que impulse y modernice un territorio, que lo deje mejor de como lo encontró, que se atreva con propuestas creativas hasta alcanzar hitos ambiciosos, que resuelva los problemas reales de los ciudadanos…

El propio legado de Madrid Central no me convence. Me parece un paripé, con todos mis respetos. La principal causa de la polución de Madrid son las calefacciones de carbón. Lean los datos de contaminación publicados por expertos. Ese es el ‘quid’ de la cuestión sobre la ‘boina’ de Madrid. Mientras no se combata este frente estamos ante un simple ejercicio de marketing político.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes