La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Esta es la bandera de la discordia

La presidenta del Consejo de Administración de RTVE, Elena Sánchez
photo_camera La presidenta del Consejo de Administración de RTVE, Elena Sánchez

Muchos conocerán la polémica de hace unos días cuando unos alumnos de un instituto de Palma de Mallorca fueron expulsados tras la negativa de una profesora a dar clase en el aula donde los chicos habían colocado una bandera de España para recordar a la Selección de Fútbol que participa en el Mundial de Qatar.

El Telediario de Televisión Española se refirió este lunes a la cuestión y comenzó la narración de los hechos con esta frase que he utilizado para encabezar el comentario: “Esta es la bandera de la discordia”, mientras se mostraba la imagen de la enseña nacional que aparecía colocada en una pared del aula.

No parece un arranque muy afinado, la verdad. Máxime si se trata, como ha recordado algún medio de comunicación, de una televisión pública, aquella que debe tener entre sus principios y obligaciones defender y promocionar “los valores constitucionales, especialmente los de libertad, igualdad, pluralismo y tolerancia”.

Sigo sin entender qué pasa en nuestro país con la bandera española. Al margen de cuestiones políticas, siempre ha habido un gran complejo sobre la rojigualda. Lo dice quien nunca se ha sentido especialmente atraído hacia los gestos patrióticos, tipo pegatina de España en el reloj o enseña nacional bordada en el cuello de la camisa. Pero he vivido en Italia y siempre me impresionó el amor que mostraban hacia su bandera tricolor. Los italianos, todos, sienten algo especial, que les provoca sinceras emociones y afecto generalizado.

Aquí, no es así ni de lejos. Todo lo contrario. Una bandera de España suele ser identificada con “la derechona” cuando agita su ideología extremosa. Es un cliché que me da mucha pena.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes