La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Flaco favor al feminismo de 30 ministros del PSOE

Varias ministras y Pedro Sánchez en la presentación del programa del PSOE.
photo_camera Varias ministras y Pedro Sánchez en la presentación del programa del PSOE.

Este miércoles publiqué un post –algunos lectores lo habréis leído- muy duro con Bibiana Aído y Leire Pajín. Me solidarizaba con Ignacio Aguado por la crítica que ha recibido cuando, como vicepresidente y portavoz de la Comunidad de Madrid, soltó su polémica frase de “para poner ‘pajines’ o ‘aídos’ en un gobierno, prefiero no hacerlo”.

Explicaba Aguado en esa entrevista su interés por potenciar y tener en cuenta el mérito y la capacidad de los profesionales que acaban de entrar en el gobierno de Madrid y por poner al frente a los más preparados y a los más capacitados para la labor, al margen de su condición sexual.

Hay quien discrepa de este modo de ver las cosas y me ha interesado conocer los motivos de su desacuerdo. Miguel Sebastián y otros treinta ministros del PSOE han difundido un comunicado este jueves titulado: “Rivera debe actuar”.

Califican de “repugnante” la afirmación de Aguado y apuntan dos llamativas conclusiones a las que han llegado sus señorías:

a) Parece ser que en el PP y en Ciudadanos no hay mujeres “para hacer una labor apropiada en dichas consejerías”. ¿Entienden lo que se deriva de esta crítica? Hay que elegir mujeres, sí o sí. Porque si no las designas para esos puestos, argumentan, será simple y llanamente machismo. La mujer como cuota. Eso sí que es repugnante.

Y b) hablan de “un intolerable ataque a dos compañeras ministras de cuya labor nos sentimos profundamente orgullosos, como también lo estamos de su trayectoria profesional, reconocida internacionalmente, a su salida del Gobierno”.

¿Cuáles fueron las grandes aportaciones de Aído y Pajín, a juicio de los firmantes? “Podríamos recordar –dicen- las leyes de matrimonio igualitario, la ley de Igualdad, o la ley Contra la Violencia de Género, las leyes anti tabaco o la de la interrupción voluntaria del embarazo por plazos, o muchas otras contribuciones”.

¿Se puede discrepar de que estas medidas hayan sido avances y de que este país haya mejorado con esas medidas? No, en absoluto. Hacerlo también es machismo, parece ser, porque dan estas leyes la categoría de incontrovertibles. Quizás es que como fueron medidas impulsadas por mujeres, por lo tanto, son buenas. Así, discrepar de su bondad sería ir contra la Igualdad. Es de locos.

El corolario final que se puede extraer de este comunicado es que no se puede criticar el trabajo de ninguna mujer. Por el simple hecho de que ella tiene esa condición. Si es mujer nunca habrá razones suficientes para valorar negativamente su desempeño: si las repruebas por sus actos serás acusado de machista. Aquí se dice textualmente y es lo mismo, por cierto, que apuntaron varios lectores en los comentarios de mi post anterior. Nadie rebatió el nivel del currículum de Bibiana Aído ni el patinazo de Pajín con la pulsera Power Balance. No se las puede criticar.

 

¿Quieren ser las mujeres defendidas así? Lo dudo mucho. Con este modo de afrontar la cuestión no se ponen en valor sus capacidades sino su sentido de pertenencia a una cuota. Única y exclusivamente. Y eso es lo más empobrecedor del mundo.

Mientras tanto, añado para terminar, se siguen sin afrontar otras formas de machismo rancio que persisten, que tratan a las mujeres como simples objetos. Son utilizadas para premiar a los ciclistas en el podio de las grandes carreras, colocadas en los salones del automóvil junto a las últimas berlinas, en los grandes premios de Fórmula 1, con pompones en los descansos de los partidos de baloncesto, como recogepelotas en los Masters Series de tenis…

Resulta algo chocante que, en pleno siglo XXI, los treinta ministros del PSOE no digan nada sobre situaciones como estas: mujeres contratadas a kilo de perfil antropométrico, atendiendo a aquella clasificación de morfotipos que popularizó el también ministro socialista Bernat Soria, cilindro, diábolo y campana.

Al auténtico feminismo le queda mucho camino por recorrer.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?