La España Profunda
Javier Fumero
Javier Fumero Director ECD

Blog

Micro-exhumaciones en la Junta de Andalucía

Pedro Sánchez y Susana Díaz.
photo_camera Pedro Sánchez y Susana Díaz.

Las denuncias están saliendo a cuenta gotas. Apenas ocupan espacio en los informativos. Pero se trata de acusaciones gravísimas. Les pongo sólo dos ejemplos: “La Junta de Susana Díaz ‘escondió’ 500.000 pacientes en lista de espera” (El Economista), “La Junta denuncia que en una década han desaparecido 1,8 millones de vacunas de la gripe de la sanidad pública andaluza” (El Mundo).

La primera información se conoció el pasado mes de marzo, por boca del consejero de Sanidad Jesús Aguirre. El gobierno de Susana Díaz escondió bajo las alfombras a medio millón de pacientes a los que no se les dio prioridad. Estos enfermos estuvieron esperando que alguien les llamara pero en vano.

Habían sido derivados a hospitales concertados para que no aparecieran en la cifras oficiales. No estaban registrados, por tanto, no fueron atendidos debidamente. 158.000 personas están esperando desde entonces una cita para ser intervenidos quirúrgicamente. El resto, deben ser convocados para una consulta. Un escándalo del que no se ha sabido más.

Este martes, el Gobierno de Juan Manuel Moreno denunció que, en la última década, han desaparecido 1,8 millones de dosis de vacunas de la gripe del sistema sanitario andaluz. Este ‘agujero’, que ahora se investiga, podría tener un impacto de 6 millones de euros en las cuentas públicas.

El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, abrió una investigación en la Consejería de Salud tras una denuncia: los gobiernos socialistas habrían inflado la cifra de ciudadanos vacunados de la gripe, elevando de forma artificial en 10 puntos de media el porcentaje de la población cubierta cada año por la vacunación.

¿Se dan cuenta? De confirmarse estas informaciones, tendríamos ante nosotros a un ejecutivo autonómico capaz de jugar con la salud de los ciudadanos con tal de salvar la cara, maquillar las estadísticas y perpetuarse en el poder.

Habría que apoyar una campaña para exhumar este tipo de hechos de las fosas donde están escondidos. Micro-exhumaciones a mayor gloria del bien común.

No hace falta que monten un reality show, una retransmisión en directo para el mundo con 22 cámaras de televisión y acto de presencia de la notaria mayor del reino. Me conformaría con que el peso de la ley cayera de forma implacable sobre los máximos responsables de estos abusos. Es de justicia.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?