La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Los muchachos del ‘separatismo razonable’ le toman el pelo al presidente

Gabriel Fernández, concejal de ERC en Sabadell, y Gabriel Rufián, con una urna días después del 1-O.
photo_camera Gabriel Fernández, concejal de ERC en Sabadell, y Gabriel Rufián, con una urna días después del 1-O.

Es lo que tiene jugar con fuego… que te puedes acabar quemando. Lo digo por el lío en el que se ha metido Pedro Sánchez con el pasteleo que se tiene con los amigos independentistas.

Los necesita para sacar adelante ese gobierno de coalición que ha pactado con Podemos. Si ERC no se abstiene, los números no salen. Y los chicos del ‘separatismo razonable’, que lo saben, aprovechan para tomarle el pelo.

Por un lado, los republicanos acuerdan sentarse a negociar este jueves con los enviados de Ferraz las condiciones para un acuerdo de investidura. Pero a la misma hora de este anuncio el presidente del Parlament permitía a los grupos independentistas votar y aprobar una resolución que rechaza la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-O, reprueba a la Monarquía y defiende la secesión.

Sin anestesia.

El desafío del republicano Roger Torrent llega dos semanas después de que tramitara y tolerara la aprobación de una iniciativa a favor de la autodeterminación, lo que propició que la Fiscalía abriera una investigación contra el presidente de la Cámara catalana.

Una vela a Dios y otra al diablo, ya saben. Por asegurar. Es de traca.

Cualquiera lo tacharía de tomadura de pelo, de jugar a dos bandas, de pastelear con las cosas de comer. Pero aquí hay una necesidad imperiosa de gobernar y se van a tolerar muchos desplantes, me temo.

Mientras tanto, Gabriel Rufián admite la debilidad del rival y que ERC tiene la sartén por el mango: “Como es un Sánchez derrotado –ha dicho-, se le puede sentar a hablar”.

En el PSOE empiezan a saltar las alarmas: se está bordeando el ridículo.

El vídeo del día

Arrimadas valora la armonización fiscal propuesta por ERC.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable