La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Pedro Sánchez sale tocado y fundido

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el acto de clausura del I Congreso sobre Movilidad Global 'Global Mobility Call', en Ifema
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el acto de clausura del I Congreso sobre Movilidad Global 'Global Mobility Call', en Ifema

El resultado de las elecciones andaluzas ha sido claro y contundente. Sobre todo, por los datos que confirmaban el escrutinio a última hora de este domingo: el votante del PSOE en Andalucía ha renegado de su líder en La Moncloa. No le perdonan esta legislatura tan… antinatural.

Días antes de los comicios ya se escuchaba esa tonada. Los socialistas no perdonan a Pedro Sánchez sus alianzas con Esquerra y Bildu, las displicentes cesiones a Podemos y su deriva tan errática y desconcertante en ocasiones. Parece haber calado el mensaje de que la izquierda se ha empeñado en batallas ideológicas alejada de los verdaderos problemas de la gente.

Pero cuando ha intentado ofrecer alivio a las familias más exigidas por la crisis (ingreso mínimo vital, tope al gas, subvención a los carburantes…) la ha pifiado como un principiante. Los agricultores y ganaderos del sur de España están sufriendo en sus carnes el alza en el precio de los combustibles, de los abonos, del coste de la electricidad… Los gastos de producción agrícola se han incrementado un 23%, muy por encima de la inflación. Este gobierno ha intentado poner remedio pero ha sido incapaz de evitarlo.

A esto hay que sumar varias decisiones políticas de este Gobierno central que atacan directamente al electorado socialista de las zonas rurales de Andalucía. Me refiero principalmente a la Ley de Bienestar Animal que promueve la coalición PSOE-Podemos. Ha sido percibida como un ataque directo a tradiciones rurales con mucho arraigo (también entre amplios sectores de la izquierda) como la caza, los toros, los galgos o los caballos. Esta norma afectará a todo el personal que vive de estas aficiones, no sólo a los ‘señoritos’ o terratenientes.

Por si todo esto fuera poco, Juan Manuel Moreno Bonilla y Alberto Núñez Feijóo no han asustado a la ciudadanía. Parecen sensatos y moderados. Lo que ha facilitado ese voto de castigo apoyando al rival, que no parece abocar a Andalucía y a España a un mandato radical de ira y fuego fascista.

Todas las reflexiones citadas aquí a vuela pluma se pueden leer en clave nacional, son aplicables a votantes de otras regiones de España. Por eso digo que Pedro Sánchez sale tocado y fundido de estos comicios autonómicos que, lejos de quedar como una simple chinita en el zapato del PSOE, augura negros nubarrones en el horizonte del presidente.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?