La España Profunda

Blog

Primarias, pero poco

Urnas y papeletas de las primarias del PSOE.
photo_camera Urnas y papeletas de las primarias del PSOE.

Es ilustrativo, muy ilustrativo, constatar lo que está sucediendo estas semanas en los grandes partidos políticos cuando han tenido que afrontar el duro cometido de confeccionar las listas electorales.

A muchos políticos se les llenó la boca cuando nos presentaron en sociedad a las famosas Primarias. Se acabó el dedazo –nos vinieron a decir-, no habrá más imposiciones de la cúpula. Llega la democracia interna, las bases elegirán a sus líderes. El pueblo tendrá la última palabra, el resto es casta. Y así todo. Pues va a ser que no.

Ciudadanos acaba de salir retratado de muy mala manera en Castilla y León tras los 82 votos fraudulentos contabilizados el pasado fin de semana para dar la victoria a la candidata oficialista tránsfuga del PP. Pero ahora, Albert Rivera no logra cerrar la crisis interna. Afiliados de Madrid, Cantabria y Murcia acaban de pedir información a la comisión de garantías sobre sus procesos porque tampoco se fían.

El caso amenaza con hacerle un gran agujero a la formación naranja que aún se encontraba en proceso de consolidación. Porque Ciudadanos fue precisamente uno de los partidos que llegó enarbolando la bandera de la regeneración, que pasaba también por estas Primarias tan lindas que ahora les han explotado en la cara.

No acaba ahí la cosa. Pedro Sánchez también ha tenido que dar un puñetazo en la mesa, a la vista de todo el pueblo, para acabar con los debates internos y gritar el antiguo “aquí mando yo” de toda la vida. Ha impuesto a sus candidatos en Andalucía y Aragón.

Susana Díaz y la federación socialista andaluza lograron convencer a las asambleas de militantes para que dejaran en puestos muy retrasados a los ministros que Pedro Sánchez quería colocar liderando las listas por Sevilla, Cádiz, Córdoba y Almería. Como digo, a pesar del veredicto del pueblo, el comité federal ha impuesto su criterio. Y punto.

Javier Lambán también le ha echado un pulso a Ferraz al no aceptar, en la propuesta del comité regional, varios cambios que exigía Pedro Sánchez. También ha sido laminado el sentir de los afiliados en Aragón. Qué le vamos a hacer. Son cosas de la nueva-vieja política.

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?