La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

La tesis de Moncloa: los españoles olvidan

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a un acto en Vitoria
photo_camera El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a un acto en Vitoria

Pues ya estaría. Reforma del delito de sedición al canto. Con toda su crudeza. Les recuerdo las palabras del presidente catalán Pere Aragonés comentando el anuncio: “Hemos llegado a un acuerdo con el Estado para eliminar el principal delito que sufrieron los presos políticos por convocar el referéndum del 1-O”. Pum.

Ahora que el tema nos ha explotado en la cara quizás se entienda mejor el frenazo escenificado por Alberto Núñez Feijóo hace unas semanas a cualquier pacto del PP con el Gobierno: hoy se vería como intolerable, inasumible. La derecha le habría estrechado la mano para un acuerdo judicial al mismo que revienta el Estado de Derecho y retuerce la ley a su antojo por seguir doce meses más en La Moncloa. Es inaudito.

Visto lo visto, uno se pregunta: ¿cómo pretende Pedro Sánchez salir vivo de esta? ¿qué juego de manos ha previsto para que esto no le pase factura en las urnas? Las generales son dentro de año y pico, pero en seis meses los españoles deberán votar en las municipales y autonómicas. ¿Cuál es su plan?

Les expongo mi tesis: Sánchez confía en que este país tiene la memoria muy corta y nos vamos a olvidar de lo sucedido. Seis meses, piensan en la sala de máquinas presidencial, es ahora muchísimo tiempo. Lo olvidaremos. Hay tiempo suficiente para digerir este marrón, esta traición, esta bajada de pantalones. Y existen precedentes que lo demuestran: ¿o qué sucedió en este país con los indultos?

Ya muchos ni se acordarán. Pero allá por el 22 de junio de 2021 –sí, he tenido que buscar la fecha en Google, porque no lograba recordar el momento exacto-, el presidente Pedro Sánchez anunció efectivamente el indulto de los nueve condenados por los sucesos del 1-O en Cataluña, alegando “razones de utilidad pública”. Se montó una escandalera, como ahora, hubo pataleos y gritos a la desesperada… pero pasados tres meses el tema estaba completamente amortizado. Aquello pasó sin pena ni gloria. Desapareció del horizonte informativo y sin excesivo escándalo, todo sea dicho.

Esta es la tesis de Moncloa. Tranquilo, Pedro. No te apures. Que los españoles olvidan.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?