La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Vendedores de “humo” (con dobles comillas)

Pedro Sánchez, con las vicepresidentas Teresa Ribera, Nadia Calviño y Yolanda Díaz.
photo_camera Pedro Sánchez, con las vicepresidentas Teresa Ribera, Nadia Calviño y Yolanda Díaz.

PSOE y Unidas Podemos anunciaron este martes que han cerrado un acuerdo sobre la reforma laboral. El comunicado final incluye expresamente la palabra “derogación”. Así, con dobles comillas, textual: de-ro-ga-ción. Ni modernización, ni actualización: “Derogación”. Eso es lo que han pactado Pedro Sánchez y Yolanda Díaz tras su breve reunión en la mañana del día de difuntos.

El anuncio llega tras diez días de tensión y pulsos públicos entre los socios de gobierno, con reuniones de emergencia en Moncloa incluidas. La nota, pactada al milímetro en los últimos días entre las partes, dice así:

-- “El Gobierno está comprometido con la derogación de la reforma laboral de 2012 en los términos que establece el acuerdo de coalición y el Plan de Recuperación enviado a la Comisión Europea”.

O sea que la nota, además de llevar la palabra “derogación” (eso ha quedado claro), incluye también ese: “en los términos que establece (…) el Plan de Recuperación enviado a la Comisión Europea”. Vale. Esto se llama encaje de bolillos, ecuación con tercera derivada o trigonometría política.

El ciudadano de a pie, que ya está curtido en mil batallas, tiene clara una cosa: todo esto es “humo” (también con dobles comillas) hasta que no haya nada firmado, hasta que no se baje a la letra pequeña.

Al Gobierno le gusta montar este tipo de shows, montajes de impacto mediático pero completamente vacíos de contenido. Decir esto que se ha dicho y nada es prácticamente lo mismo. Una simple declaración de intenciones para pacificar a las partes. Mientras tanto salimos del paso y ganamos tiempo. Una tiene su cuota de comillas contundentes para dar de comer a los sindicatos y la otra sigue insistiendo en que no se van a hacer locuras, como exigen la patronal y Bruselas.

“El comunicado es rotundo”, explicaban algunos medios nada más conocerse el texto. “No se esperaba tanta contundencia”, aseguraban otros recogiendo las primeras reacciones. Yo me quedo pasmado: bla, bla, bla.

Esta negociación no ha hecho más que empezar y, a finales de este mes de noviembre, Trabajo y Economía deben tener lista esta reforma. Con ese escaso margen trabajan antes de llevarla al Consejo de Ministros en un real decreto ley que debe entrar en vigor este mismo año, como nos hemos comprometido con Bruselas. En caso contrario, Europa retrasará la entrega de 10.000 millones de euros destinados al relanzamiento económico del país.

Siéntense a negociar de una vez y no nos vendan más “humo”, por favor.

 

Más en twitter: @javierfumero

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?