La España Profunda
Javier Fumero Director ECD

Blog

Vox, ultra caca

Mitin de Vox en Vistalegre, en octubre de 2018.
photo_camera Mitin de Vox en Vistalegre, en octubre de 2018.

El otro día me volvió a sorprender la lectura de una noticia en el diario El País donde, en cada línea que incluía una referencia a Vox iba acompañada de la palabra “ultra”, de ultraderecha. Ultra aquí, ultra allá, maquíllate, maquíllate (esto solo lo entenderán los que hicieron la EGB y con dificultad). Este empeño puede resultar gracioso, aunque probablemente no lo sea, pero no es inocente.

Ya me referí hace algún tiempo a ese libro, de título curioso, llamado: ‘LTI: la lengua del Tercer Reich’. En esa obra, el filólogo Víctor Klemperer explicaba la importancia que tuvieron las palabras a la hora de imponer el nazismo en la sociedad alemana. Klemperer ofrecía abundantes ejemplos de cómo la elección de unos términos (y no otros), el uso de expresiones, frases o eslóganes concretos, bien escogidos, permiten manipular con suma facilidad a un colectivo poco atento.

LTI son las siglas de “Lingua Tercii Imperii”, aquel prontuario de vocablos o manual de proposiciones que convirtió sibilinamente conceptos repulsivos en aceptables y realidades razonables en cuestiones inadmisibles. Con Hitler en el poder, términos tales como “conciencia”, “arrepentimiento” y “moral” fueron sustituidos por otros más convenientes para sus fines como: “pueblo”, “país” y “raza”.

-- “El lenguaje –afirma Klemperer- no solo crea y piensa por mí, sino que guía a la vez mis emociones, dirige mi personalidad psíquica, tanto más cuando mayores son la naturalidad y la inconsciencia con que me entrego a él”.

Todo esto me ha venido a la cabeza de nuevo estos días al constatar el creciente empeño de este Gobierno y toda la izquierda por imponer este estereotipo: por primera vez va a presidir una asamblea (la de Castilla y León) el mismísimo Vox, ¡un partido ultra! (cuando ultra quiere venderse como sinónimo de ataque a los valores democráticos).

Pero ¿propone Vox cargarse el estado de derecho? ¿Pretende impedir que se vote en democracia? ¿Defiende apostar por una tiranía? ¿Se dispone a eliminar el poder judicial?

Se me puede haber escapado algo, pero si Vox hubiera alardeado de alguna de estas cosas lo sabríamos, ¿no? Yo tengo alguna prevención contra el partido que dirige Santiago Abascal. Por ejemplo: sobre su política antiinmigración. Me parece muy poco compasiva y protectora de los más débiles. Pero no es antidemocrática. De hecho, hay en todo el mundo occidental en estos momentos un debate muy serio sobre libertad y seguridad, que pone en cuestión esos flujos migratorios sin excesivas restricciones.

Pero tengo más preguntas: ¿es Unidas Podemos un partido ultra? ¿No? Pues propone eliminar la monarquía, que está amparada por la Constitución, que en su artículo 1.3 señala que la forma política del Estado español es la monarquía parlamentaria. Así pues, la forma de gobierno mencionada implica que el rey es el jefe de Estado. Es decir, Podemos defiende ideas anticonstitucionales y forma parte del Gobierno en coalición con el PSOE. ¿Los socialistas están blanqueando a un partido ultra?

¿Ven lo que les digo? La propaganda actúa así. El lenguaje no es inocente.

Más en twitter: @javierfumero

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable