La España Profunda

Blog

Me voy de vacaciones… a pesar de todo

Creo que ya he dejado claro en alguna ocasión mi interés y respeto por la trayectoria de Ferrán Adrià. Me impactó el modo en el que se hizo un hueco en la historia, forjado a sí mismo, sin apenas formación, ni tutor, ni ayudas, becas o subvenciones.

Desde la humildad y el trabajo, logró revolucionar su profesión: terminó con el aplastante dominio de los chefs franceses y convirtió los fogones españoles en la máxima referencia de la cocina mundial.

Empezó fregando platos. Jamás acudió a una escuela de hostelería. Nunca tuvo a nadie que le apadrinara. Cocinó durante los 12 meses del servicio militar para el capitán general de la Zona Marítima del Mediterráneo. Poco más. Pero en 1984, el joven Adrià desembarcó en un modesto restaurante afrancesado llamado elBulli y nada volvió a ser como antes.

Logró las tres estrellas Michelín en 1997. En agosto de 2003, The New York Times lo eligió para su portada del magacine donde presentó su “aire de zanahoria con concentrado de mandarina” que dio origen a un titular que cambió su vida: ‘The nueva nouvelle cuisine’.

En 2004, la revista Time lo situó entre las 100 personas más influyentes del mundo. Y un año después, en 2005, elBulli fue proclamado el mejor restaurante del planeta.

Se trata, por tanto, de una personalidad.

Hace unos años escuché una entrevista suya por la radio y se me quedó grabada una de sus declaraciones:

-- No. No me voy a marchar de vacaciones. No, como está España. Creo que estando el país como está, cayendo la que está cayendo, no puedo permitirme el lujo de tomarme unas vacaciones.

Recuerdo que estábamos en medio de la última crisis económica que azotó España y la frase me dejó impactado. No le faltaba razón.

Sin embargo, hay que matizar el concepto. Porque para poder trabajar hay que estar en condiciones físicas y anímicas. Cambiar de ocupación es imprescindible para rendir bien, para no saltar por los aires, para no volverse insoportable. Por lo tanto, es recomendable unos días de asueto para quien se lo pueda permitir.

Quienes acuden regularmente a esta tribuna –muchas gracias, de nuevo, por la confianza- ya saben que, antes de tomarme unas semanas de descanso, suelo dejarles estas líneas que aclaren por qué interrumpo por largo tiempo la actualización del blog.

Sólo espero que, a pesar de todo, también ustedes puedan disfrutar muy pronto de unas jornadas de descanso. De nuevo, gracias por estar ahí.

Más en twitter: @javierfumero

Siguiente
Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo