Confidencialmente

Blog

Pablo Casado debe abandonar Génova

Pablo Casado y María Dolores de Cospedal.
photo_camera Pablo Casado y María Dolores de Cospedal.

La "dimisión en diferido" de María Dolores de Cospedal, que comenzó con su renuncia a los cargos orgánicos dentro del partido, se ha precipitado, y finalmente ha decidido abandonar también el escaño.

La actitud distante de Pablo Casado, la entrevista mantenida en Génova con el secretario, Teodoro García-Egea, han sido argumentos añadidos para que adelantara su salida de la política.

En el comunicado de despedida puede adivinarse un tono de queja, o de crítica, hacia el PP y su actual dirección, cuando escribe: "Siempre he creído que un partido que no es capaz de defender a los suyos cuando están siendo injustamente atacados no puede esperar que los ciudadanos confíen en él. Cuando tus adversarios políticos detectan que tu fortaleza es vulnerable, los ataques se multiplican".

La salida de Cospedal cierra un poco más la puerta de la etapa anterior del Partido Popular, la del marianismo. Cierto es que quedan todavía algunos viejos elefantes, como el eterno Javier Arenas, pero la renovación empieza a ser ya total.

El cambio es, cada día más, una realidad en el PP.  Cierto que el nuevo equipo que ahora dirige el partido no garantiza nada, políticamente hablando. No asegura una victoria electoral, más o menos próxima o lejana. Pero parece evidente que el anterior, el que encabezaba Mariano Rajoy, y con él María Dolores de Cospedal y el resto, caminaba sin remedio hacia el desastre.

Por cierto que, en esa deriva hacia una nueva época, Pablo Casado no debería acogerse demasiado a José María Aznar. Ya lo he escrito anteriormente. Pienso que el ex presidente no le aporta nada y, en cambio, le puede quitar mucho.

Y, de cara a ese nuevo PP, opino que Pablo Casado debería aceptar el consejo, o petición, de algunos dirigentes, en el sentido de cerrar y abandonar la sede de la calle Génova. Que venda el edificio y se traslade a otro emplazamiento distinto.

Porque, se quiera o no, ese inmueble visualiza la imagen del Partido Popular del pasado, el de la corrupción. Y borrar esa herencia tendría que ser una prioridad. Génova 13 simboliza al PP enfangado.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo