Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

¿Podemos? Son los comunistas de siempre

Los socialistas van a defender su fortín político, frente al asedio de Podemos, con el recurso a un argumento ideológico de alto calado. Van a insistir en que las gentes de Pablo Iglesias son en realidad "los comunistas de siempre".

El PCE sufrió una brutal decepción durante la transición política porque, habiendo sido la principal fuerza contra el franquismo, durante unos años en que el PSOE era un partido residual, sin capacidad ninguna ni apenas militantes, sin embargo se topó con la voluntad de los españoles que, ya desde las primeras elecciones democráticas, dejaron claro que no querían oír hablar de comunismos.

Tras aquella amarga derrota, no han conseguido levantar cabeza, salvo algún momento de relativa gloria con Julio Anguita. El veto ideológico se ha mantenido conforme han pasado los años, incluso frente al último intentó de reconvertirse creando la actual Izquierda Unida.

A pesar de lo cual, el comunismo conserva un cierto porcentaje de voto, que provoca que, elección tras elección, nunca acabe de desaparecer.

La última ducha fría, también terrible, la han padecido más recientemente, en las elecciones europeas de 2014, pero definitivamente en las generales de 2015. Iba a ser su momento de gloria, debido a que el PSOE se encontraba en plena postración del post zapaterismo, y los populares arrastraban el enorme desgaste de haber gestionado la crisis mediante la aplicación de drásticos recortes en los derechos sociales.

Izquierda Unida esperaba convertirse de forma contundente en la tercera fuerza del país, con un elevado grupo de diputados, pero la irrupción de Podemos destrozó todas las expectativas, hasta el punto de cosechar el peor resultado de la historia, con solo dos diputados, magro beneficio para los más de novecientos mil votos recibidos.

Ahora, su salida puede estar en una coalición electoral precisamente con Podemos. Aparte de otras razones, sobre todo las urgencias económicas impelen a Alberto Garzón a buscar cobijo al lado de Pablo Iglesias.

Si esa alianza fructifica, las imputaciones del PSOE de que son "los comunistas de siempre" tendrán, sin duda, máximo fundamento.

La cuestión es si, muy iniciado ya el siglo XXI, esa calificación ofrece algún sentido para los nuevos votantes, como sí la tuvo en la transición, y si por tanto les va a penalizar o no. ¿Mi opinión? Con ese solo argumento los socialistas no van a quitar muchos votos a Podemos. Son otros tiempos.

 

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?