Confidencialmente

Blog

¿A qué teme más La Moncloa?

Palacio de la Moncloa.
photo_camera Palacio de la Moncloa.

El Palacio de la Moncloa se encuentra dirigido en estos momentos por un nuevo equipo, llegado de la mano del presidente Pedro Sánchez. Llevan poco más de cien días, bastante tormentosos, por cierto.

Así pues, ese equipo ha tomado posesión de secretarías de Estado, subsecretarías, direcciones generales, departamentos, delegaciones y negociados, incluyendo la creación de alguna oficina concreta para ubicar a algún viejo amigo que hubiera quedado descolocado.

Esto último se hizo, por ejemplo, con el que fue jefe de gabinete de Sánchez en el PSOE, Juan Manuel Serrano, desplazado por Iván Redondo, y a quien se habilitó un despacho en el complejo monclovita donde en realidad apenas tenía nada que hacer, y que finalmente ha sido ubicado como presidente de Correos.

La totalidad del aparato de Presidencia está encabezado, coordinado y comandado, en la práctica, por el director de gabinete de Pedro Sánchez, el ya mentado Iván Redondo. Que está en todo. A él se adjudican la mayoría de las maniobras, de todo tipo, que ha intentado el presidente estos meses.

¿Y cuál es la principal preocupación del equipo de Moncloa? O, por así decirlo, ¿a qué temen más?

Cuentan los que frecuentan esos edificios que lo que más inquieta, a lo que están más atentos, es lo que podríamos llamar la "tormenta digital" de cada día.

El equipo más próximo a Pedro Sánchez se muestra especialmente atento a cualquier dato, comportamiento, declaración o noticia que salte en las primeras horas del día, que aparezca en un periódico, en una publicación digital, en una radio... y que, por sus características, por su impacto, podría convertirse en un dolor de cabeza, en un atolladero político para el Gobierno, y sobre todo para el presidente.

Conocen bien el efecto multiplicador que tienen las tertulias matutinas, las redes sociales, los tuits y mensajes de Facebook, y por eso tratan de frenar las posibles tormentas en cuanto estallan, antes de que puedan alcanzar mayores dimensiones.

Ahí encajan las reacciones tempraneras protagonizadas desde el Gobierno, sobre todo desde Moncloa.  

Cuando se publicaron las primeras noticias del plagio de la tesis, madrugó Moncloa con una nota de Sánchez exigiendo rectificación a los periódicos que lo publicaron. Lo mismo dando a conocer a primera hora los datos de las pruebas técnicas sobre el texto publicado. Y difundiendo que sus hijas, Sonsoles y Alba, le habían dejado unos mensajes de apoyo.

Actuaciones a muy primera hora, para evitar que las olas aumenten de tamaño. Y también reacciones inmediatas, sobre la marcha, en cuanto algo amenaza con convertirse en una tormenta. Una tormenta digital. Que es, como digo, a lo que más temen en Moncloa.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable