Confidencialmente

Blog

Apuñalar a Inés Arrimadas

Albert Rivera e Inés Arrimadas.
photo_camera Albert Rivera e Inés Arrimadas.

Donde no hay harina todo es mohína, dice un viejo refrán castellano, de aplicación directa a lo que hoy sucede dentro de Ciudadanos.

La  temprana salida de Juan Carlos Girauta, y ahora el anuncio de retirada hecho por José Manuel Villegas y Fernando de Páramo, en su caso con renuncia al escaño de diputado, visualiza un derrumbe que nadie sabe hasta dónde puede llegar.

Desde mi punto de vista, la decisión de cumplir los plazos reglamentarios y de esperar hasta marzo para celebrar un congreso que intente sacar al partido de la crisis, mediante la elección de nuevo líder y de otra dirección, me parece un error garrafal.

Ciudadanos se encuentra ahora mismo sin líder y sin un portavoz claro, en momentos cruciales en los que hay que decidir qué posición adoptar respecto a la investidura de Pedro Sánchez. Les falta un rostro público, y no se sabe quién será el negociador y en nombre de quién lo hará. Caos sobre caos.

Si los estatutos imponen plazos tan largos para convocar el congreso, una crisis como la que ahora vive el partido merecería que la gestora cambiara los estatutos por motivos excepcionales, para celebrar ya ese congreso de refundación e intentar salir cuanto antes de la parálisis que acogota al partido, en unos tiempos, como digo, tan decisivos.

Actualmente, todos dan como prácticamente seguro que a Albert Rivera la sucederá la persona más conocida de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Pero ¿ocurrirá así cuando, por fin, llegue marzo?

A Girauta le han preguntado en televisión si Arrimadas podía ser una política valiente y la lideresa del partido. Respondió que, en efecto, valiente es; pero que, sobre el liderazgo, habrá que esperar, porque hay también otras personas válidas en el partido.

Por cierto, que a este paso, y con el rosario de dimisiones, no sé si van a quedar muchos dentro.

Inés Arrimadas cuanta, por supuesto, con apoyos dentro de Ciudadanos. Pero la reticente respuesta de Girauta revela que, al menos por ahora, también tiene enemigos. A lo mejor no dan la cara, pero a lo mejor trabajan por lo bajo para segarle la hierba. Porque tiempo van a tener. Hasta marzo.

Demasiado margen para poder montar una conspiración. Para ensayar el apuñalamiento.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?