Confidencialmente

Blog

Esos banqueros tan asustados… con motivo

Esos banqueros tan asustados… con motivo

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acaba de imponer una multa de 91 millones de euros a los cuatro bancos principales del país, por haberse puesto de acuerdo a la hora de ofrecer a empresas derivados de tipos de interés “en condiciones distintas de las pactadas con los clientes”, y pese a que especificaron que “se contratarían en condiciones de mercado”.

La sanción tiene origen en una iniciativa de la propia CNMC, que reclamó a las entidades que entregaran las grabaciones telefónicas que, preceptivamente, tienen que realizar y conservar, sobre sus actividades y gestiones bancarias.

Y en esas cintas aparecieron las charlas entre los altos ejecutivos de esos bancos acordando cómo operar, todos ellos, en relación con esas ofertas a empresas.

A partir de esos registros sonoros, tras comprobar que se habían puesto de acuerdo, la CNMC ha dictado la penalización.

Pero no solamente se escucha eso en las cintas. Aparte de expresiones inconvenientes, impresentables, a propósito del asunto concreto que ha motivado la sanción, en las grabaciones aparecen también otros muchos comentarios, avisos, advertencias, pactos, juicios de valor, consideraciones, convenios… que, si se divulgaran, provocarían un auténtico terremoto financiero.

Quienes las han escuchado no salen de su asombro. Creen que es ‘dinamita’, económicamente hablando.

Eso explica el titular, aparentemente escandaloso, con que ECD presentó en exclusiva esa noticia, cuando habló de “pánico en los bancos”.

Exactamente eso, pánico cerval, es lo que ha provocado en las cúpulas saber que la CNMC tiene conocimiento de las conversaciones entre sus más altos ejecutivos.

De ahí que hayan solicitado garantías máximas de que nada de lo registrado en las cintas saldrá a la luz, ni por difusión expresa de la Comisión, ni, por supuesto, debido a filtraciones indeseadas.

Desde la CNMC les han proporcionado garantías absolutas, basadas en la total fiabilidad de sus sistemas informáticos, de los que dicen sentirse seguros. Pero en las citadas cúpulas bancarias no acaban de sentirse tranquilos. Y no les falta motivo.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Siguiente
Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo