Confidencialmente
José Apezarena
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Iván Redondo se hace con superpoderes

Pedro Sánchez con Iván Redondo en Moncloa
photo_camera Pedro Sánchez con Iván Redondo en Moncloa

Los superhéroes, protagonistas de comics y de películas de éxito en taquilla, son personajes que tienen superpoderes.

Superpoderes va a tener Iván Redondo, hasta ahora director del Gabinete de Presidencia del Gobierno pero cuyas atribuciones han sido reforzadas de forma espectacular por voluntad de su jefe (y amigo) Pedro Sánchez.

Además de seguir siendo secretario del Consejo de Seguridad Nacional, tendrá bajo su mando toda la estructura de asesoría del presidente: la secretaría general de Presidencia, la Oficina Económica de Moncloa, la Dirección de Asuntos Internacionales...

Por si le faltara algo, incorpora al Gabinete de Presidencia la secretaría de Estado de Comunicación, que se quita a la nueva ministra portavoz, María Jesús Montero, antes de estrenarse.

Y, además, dirigirá una oficina de nueva creación para pensar la España de los próximos 30 años. Creará un Comité de expertos, que elaborará una Estrategia Nacional para abordar los retos demográficos, económicos, geopolíticos, medioambientales, sociales, educativos...que tendrá que afrontar España. ¡Ahí es nada!

Dicen las crónicas que el presidente le ha atribuido esas capacidades elevadas para convertirlo en algo así como el todopoderoso "guardián de las esencias", ante la presencia de ministros de Podemos incrustados en el actual Ejecutivo.

Ya tenía rango de secretario de Estado, pero es algo así como el "primer" secretario de Estado, porque se sienta en las comisiones de subsecretarios al lado de Carmen Calvo.

Tanto es su poder, que no falta quien le equipara a la mismísima vicepresidenta primera, diciendo que ambos ocupan los dos puestos más importantes de la estructura de La Moncloa. En su día se habló de rivalidad y hasta de envidias. Desde luego, si Pedro Sánchez tuviera que optar entre una y otro, se quedaría con Iván Redondo.

Los superpoderes que le acaba de confiar hay que entenderlos como la recompensa por una trayectoria que ha resultado exitosa, en la medida en que Pedro Sánchez, al margen de dificultades y de pactos peligrosos, al final ha logrado convertirse en presidente del Gobierno. Que es lo que le importaba.

Atrás quedan estrategias como la exhumación de Franco, pero también unas elecciones en noviembre que no consiguieron los 155 escaños que prometió Redondo, ni tampoco el hundimiento de Podemos, que es lo que argumentó para justificarlas.

 Iván Redondo goza de la máxima confianza del líder, pero también tiene enemigos, y muy poderosos, que están deseando que se estrelle para reclamar su cabeza. La mayoría dentro del propio PSOE, donde, por ejemplo, no encajaron muy bien verle en las reuniones del comité de campaña

Entre altos cargos socialista se han escuchado durísimas críticas al jefe de Gabinete por algunos de los tropiezos pasados. Ocurre que atacan a Redondo porque no se atreven a hacerlo con el líder. Típico de los políticos.

Desde luego, se supone que, a la vista de los superpoderes otorgados, a Iván Redondo le van a exigir superresultados. Pues ¡más le vale!

[email protected]

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?