Confidencialmente

Blog

Los males de Elena Valenciano

La número dos del PSOE, Elena Valenciano, se recupera de una neumonía en una clínica privada de Benidorm. Fue ingresada el domingo, tras sufrir una insuficiencia respiratoria en Altea (Alicante). Y se da la circunstancia de que se trata de un centro privado.

Madrileña de nacimiento y diputada por Madrid, Elena Valenciano tiene su residencia particular en Altea, ya que su marido trabaja en el municipio cercano de Alfaz del Pi, y sus hijos estudian en un colegio de Alicante.

La dirigente socialista se encontraba sola en su casa, empezó a sentirse mal, llamó a un familiar, y éste la traslado a ese centro hospitalario, el más cercano a su domicilio, a unos diez minutos. Fue internada en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde evoluciona favorablemente.

La presencia de la vicesecretaria socialista en una clínica privada ha provocado un aluvión de comentarios, incluyendo críticas por no haber acudido a un centro público.

No ha faltado quien recuerde que, en agosto, Valenciano se mostró contundente con motivo de las protestas en Madrid contra la privatización sanitaria, diciendo: “Todos sabemos que cuando algo se pone mal lo que necesitamos es acudir a la sanidad pública”.

No voy a caminar por la ruta de las críticas. No me parece sensato aprovechar para arremeter contra alguien  la circunstancia de que se encuentra en una UCI privada. Pero es que la decisión fue la adecuada: cuando alguien sufre una emergencia médica grave, sobran disquisiciones políticas y lo lógico es acudir al lugar más próximo, lo lleve quien lo lleve.

He criticado aquí más de una vez el hecho de que estacados dirigentes socialistas, activos combatientes contra la sanidad privada, se traten médicamente en centros privados. Pero creo que los asuntos tienen su lugar y su momento para ser discutidos, y que no todo sirve en la contienda política. Los males de Elena Valenciano no son la ocasión para el debate sobre sanidad pública o privada ni para la crítica.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?