Confidencialmente

Blog

Moncloa 1, Podemos 0

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de una reunión celebrada el 26 de Julio de 2017
photo_camera Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de una reunión celebrada el 26 de Julio de 2017

La atropellada y confusa batalla por la investidura, que se cerró en estrepitoso fracaso, ha tenido como consecuencia una apasionante y sorda pugna por ver quién conseguía imponer su "relato" frente al otro.

Los protagonistas de este duelo han sido, lógicamente, los principales actores del episodio fallido, es decir, Pedro Sánchez y el PSOE, Pablo Iglesias y Podemos.

Los dos bandos se han esforzado por demostrar que el culpable de la no-investidura, y por tanto del riesgo inminente de tener que repetir elecciones en España, es "el otro".

Entren en juego muchos intereses con tal desafío, porque los dos dan por supuesto que el que aparezca como "culpable" lo pagará muy caro en las urnas. Se traducirá en retirada de votos desde una notable porción de la ciudadanía, hastiada y defraudada tras comprobar que los políticos se muestran incapaces de resolver los problemas del país, uno de ellos que exista, de una vez por todas, un Gobierno "normal" y no en funciones.

Echando la vista atrás, mirando a lo ocurrido desde aquella votación final del 25 de julio, en la que Pedro Sánchez no consiguió los votos para convertirse en Jefe del Gobierno, pienso que la batalla del "relato" la ha ganado el Gobierno (La Moncloa, el PSOE) con bastante claridad.

Así que el veredicto se resume en que los "culpables" del parón político en que ha quedado sumido el país son Pablo Iglesias y su partido, Podemos. Por cierto, a mí, lo mismo que al propio Iglesias, me cuesta utilizar ese invento de Unidas Podemos.

Se comprende el resultado final de la pugna. Porque el aparato comunicativo y mediático del Gobierno es muchísimo más potente que las capacidades de la formación morada. Tiene más potencia de emisión, más terminales y, por supuesto, más cabeceras amigas.

Por el contrario, una de las debilidades graves de Podemos es precisamente su mala política informativa. Comunican poco, generalmente mal, y tampoco se han hecho muchos amigos entre los periodistas y en los medios. El trato que suministran suele ser bronco, cuando no antipático. Y lo están pagando.

Así que, Moncloa (Pedro Sánchez) 1, Podemos (Pablo Iglesias) 0.

Si se produce una repetición de elecciones, el "culpable" lo pagará en las urnas.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?