Confidencialmente

Blog

Ni se han arrepentido ni piden perdón

Oriol Junqueras, en el juicio del 1-O.
photo_camera Oriol Junqueras, en el juicio del 1-O.

Cuando decidieron pasar por encima de las indicaciones y mandatos de los jueces y del Tribunal Constitucional, no dialogaron.

Cuando amordazaron a su propio Parlamento, impidiendo votaciones y tomando acuerdos incluso en contra del dictamen de sus letrados, no dialogaron

Cuando cercaron a la representación judicial que acudió a la consejería de economía y acosaron a las fuerzas antidisturbios hasta destrozar un vehículo patrulla, no dialogaron.

Cuando decidieron por su cuenta, y en contra de la legalidad, convocar un referéndum de ruptura de España, no dialogaron.

Cuando animaron a la población a echarse a la calle, a formar barreras humanas ante los colegios electorales, a bloquear a los efectivos policiales, no dialogaron.

Los independentistas radicales no practicaron de ninguna manera la negociación y el diálogo en los días más negros del procés... pero ahora piden diálogo.

Ayer finalizó el juicio del 1-O, con las intervenciones finales de los procesados. En su turno de palabra, todos ellos reclamaron lo que llamaron una "solución política”. Los doce apelaron al "diálogo".

Oriol Junqueras, el primero en intervenir, pidió que cese la judicialización del procés: "Lo mejor para todos sería devolver la cuestión a la política, al diálogo y al acuerdo".

El caso está judicializado, no por una decisión política, sino porque los procesados vulneraron las leyes, reiteradamente y en materia grave. Por eso están actuando los jueces, que, además, por así decirlo, no podían hacer otra cosa. Y, en esa misma línea, dictarán la sentencia.

Pero lo de la política, el diálogo y el acuerdo, tenían que haberlo practicado ellos antes, durante los sucesos previos y posteriores al intento golpista. Lo que pasa es que creyeron que doblarían el brazo al Estado. Y el Estado resistió. Y resistir al golpismo es también política.

Por cierto, cuando un procesado o condenado demanda un buen trato, algún tipo de medida de gracia, suele ser requisito previo que exista arrepentimiento y que se pida perdón.

Los políticos independentistas catalanes ni se han arrepentido ni han pedido perdón.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable