Confidencialmente
José Apezarena
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Pedro Sánchez tendría que haber suspendido a Pedro Sánchez

Carmen Calvo y Dolores Delgado, tras un Consejo de Ministros.
photo_camera Carmen Calvo y Dolores Delgado, tras un Consejo de Ministros.

Pedro Sánchez ha dejado fuera del Gobierno a Dolores Delgado, hasta ahora ministra de Justicia.

Lola, como es conocida en el mundo judicial, figuraba en todas las quinielas de candidatos a perder la Cartera.

Es que Sánchez se la tenía guardada. Se quedó con las ganas de echarle cuando se publicaron sus conversaciones con Villarejo, con Garzón y un par de comisarios, pero no pudo hacerlo porque llevaba ya dos ministros fulminados por asuntos irregulares: Maxim Huerta y Carmen Montón.

No era cosa de añadir una tercera víctima, y por eso Lola ha aguantado hasta aquí.

Lo que le pasó con Maxim Huerta y Carmen Montón resultó demasiado duro, y por eso ahora Pedro Sánchez ha puesto lo medios para que no ocurra otra vez.

Para evitarlo, ha organizado una auténtica investigación, una pesquisa cuidadosa de todos y cada uno de los candidatos, para excluir cualquier sorpresa desagradable.

Así que, a los ministros, y también otros posibles altos cargos, les han sometido a un examen en La Moncloa, para asegurarse de que ninguno esconde un muerto en el armario. Con interrogatorios personales en la línea de: ¿Tienes algo que declarar? ¿Hay algo oculto que no has contado?

Me refiero también a otros altos cargos porque desde el Gobierno hay mucho que repartir. Que se lo pregunten a Pepu Hernández, camino del Consejo Superior de Deportes, y a Ángel Gabilondo, que se convertirá en Defensor del Pueblo.

¿Y qué han buscado los sabuesos de Presidencia? ¿Qué han rastreados en sus interrogatorios? Currículos falsos, sociedades interpuestas para pagar menos, cuentas pendientes con Hacienda, dineros en el extranjero… y tesis doctorales copiadas.

La paradoja es que el propio presidente del Gobierno no habría podido superar esa investigación. Se demostró  que su tesis doctoral era fruto de un fusilamiento, o sea, de la copia de trabajos anteriores que no se citaban, lo que, de haberse desvelado el día del examen, habría provocado que le suspendieran.

En fin, que, siendo coherentes, Pedro Sánchez tendría que haber suspendido a Pedro Sánchez. E impedirle haberse convertido en presidente del Gobierno. Siendo coherentes.

[email protected]

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?