Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Podemos y PSOE, ¡Que se besen, que se besen!

Pablo Iglesias abraza a Pedro Sánchez.
photo_camera Pablo Iglesias abraza a Pedro Sánchez

En el pasado, cuando dos personas, o dos colectivos, trataban en vano de ‘convencer’ a los demás, a los espectadores, de que entre ellos existía una pelea de verdad y que se estaban atizando, cuando en realidad todo era una simulación, surgían gritos de “Tongo, tongo”. Pero también otros, más jocosos, de “Que se besen, que se besen”.

Es la exclamación que cabría hacer después de conocer los entresijos de la última reunión entre PSOE y Podemos, es decir, los dos protagonistas del Gobierno de coalición. Fue el miércoles, en el Congreso, con diez participantes, cuatro del PSOE, seis de Podemos, y durante unas tres horas.

El objetivo era hablar de las tensiones que, por lo que se ha visto externamente, enfrentan a los coaligados.

El País ha publicado una reconstrucción de ese encuentro, celebrado en el marco del primer año de la coalición.

En resumen, el principal mensaje de los socialistas a sus colegas fue: “No podéis ser oposición y Gobierno a la vez. Tenéis que elegir”.

A los socialistas les pican todavía las críticas de Podemos a la subida de la luz, por encima del 30%, y el vídeo que lanzaron diciendo a sus votantes que no pueden hacer más porque solo tienen 35 escaños, y que el PSOE, con 120, está en contra de nacionalizar Endesa. Era culparles de la subida, algo que consideran una grave deslealtad.

El acartonado Rafael Simancas replicó, mirando a Irene Montero: ¿Os imagináis que nosotros hacemos un vídeo con imágenes de los prostíbulos, diciendo que si esta explotación no se ha resuelto es porque el ministerio de Igualdad, en manos de Unidas Podemos, no ha sido capaz de resolverlo en todo este año?

Los representantes podemitas rechazaron la imagen que el PSOE quiere trasladar de ellos, como un partido que no acepta que estar en el Gobierno implica asumir las decisiones. Respondieron a sus socios que estar en coalición implica que el minoritario tiene que enterarse de todo, negociar cada decisión y respetar el acuerdo que firmaron.

Nacho Álvarez, el cerebro económico, acusó a Nadia Calviño de tomar decisiones económicas sin consultarles y como si tuvieran los votos para aprobarlas. Y habló de las pensiones, de los 35 años de Escrivá. Es una línea roja. Nunca aceptarán aumentar el periodo de cálculo.

 

Se acusaron mutuamente de recibir críticas del otro bando en las redes sociales. Por ejemplo Irene Montero. La ministra de Hacienda respondió que, aunque mucha gente aún no ha cobrado los ERTE, el PSOE no critica a Yolanda Díaz, titular de Trabajo.

Adriana Lastra se quejó de que Jaume Asens, presente en la reunión, criticara a Salvador Illa por irse sin comparecer en el Congreso, a lo que replicó que no criticó al ministro sino al “candidato Illa”.

No vamos a tolerar deslealtades”, afirmó María Jesús Montero. “Y nosotros no vamos a tolerar deslealtades al acuerdo de coalición”, contestó Irene Montero.

La reunión se fue enderezando. Hubo un esfuerzo por rebajar el tono. No llegará la sangre al río. Ambos entienden que, si juegan a culparse de lo que sale mal, se hundirán juntos. Nadie habla de ruptura. Se pacta mayor coordinación, y queda muy claro que no hay alternativa a la coalición.

Refleja el periódico el comentario de un ministro del PSOE: “¿Qué sentido tendría sacar a Unidas Podemos del Gobierno? ¿Para no poder aprobar nada? O ir a elecciones. ¿Para qué? Tenemos un Presupuesto aprobado y muy expansivo por ejecutar. Vienen 72.000 millones de Europa que hay que usar para modernizar el país. Para ir a elecciones, antes tendremos que liquidar la pandemia y salir de la crisis. La legislatura será larga”.

Un ministro de Podemos resume: “Al final, España tiene la coalición más estable de Europa. Mientras en Italia cae el Gobierno, aquí consolidamos la legislatura. Nos pelearemos, pero la legislatura se va a agotar, para desesperación de la derecha”.

A corto plazo, la campaña catalana, donde los dos partidos se confrontan, puede alterar algo el panorama. Pero el propósito es claro: juntos a pesar de todo.

Por eso, a la vista de tanta pelea aparente, y de la que vendrá, como no tienen la menor intención de romper la baraja, entonces no faltara quien coree aquello de “¡Que se besen, que se besen!”.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitterhttps://twitter.com/JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?