Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

A qué bandera sirve Pedro Sánchez

Begoña Gómez y Pedro Sánchez.
photo_camera Begoña Gómez y Pedro Sánchez.

Afirmar que una imagen vale más que mil palabras constituye un lugar común. Y, sin embargo, en muchas ocasiones es la pura verdad.

La escena del momento en que el funcionario de la Generalitat que, una vez celebrada la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, retiraba la bandera de España, para dejar solo la de Cataluña cuando iba a comparecer Pere Aragonés, confirma con creces la afirmación.

Esas imágenes hablan, han hablado, mucho más que miles de palabras. Al menos para buen número de ciudadanos indignados, que así lo han expresado en los diversos canales, pero singularmente a través de las redes sociales.

La actuación del funcionario fue recogida por las cámaras de televisión, que lo ofrecieron en directo, y que después lo repitieron sin descanso. A lo que se ha añadido la intensidad con que el vídeo está circulando por redes sociales.

Pedro Sánchez, que al llegar esa mañana a la Generalitat protagonizo un prolongado gesto de respeto a la bandera catalana, ante la que se inclinó visiblemente, mientras que no hizo ningún gesto hacia la enseña nacional que se hallaba al lado, se está viendo duramente criticado por lo ocurrido. El episodio ha soliviantado a mucha gente.

Así, acusan al presidente del Gobierno de haber “tolerado la humillación a la bandera de España”, permitiendo que la retiraran antes de la rueda de prensa de Pere Aragonés. Pero también de contravenir la Constitución, que él ha acatado, que prometió cumplir y hacer cumplir.

Para ello, se ha sacado a colación un expresivo y concreto artículo 4.2 de la Carta Magna, que dice así: “Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales”.

Visto ese comportamiento, de ahí surge la pregunta de a qué bandera sirve realmente Pedro Sánchez.

A este propósito, muchos recuerdan una escena que se hizo famosa, cuando, en junio de 2015, se presentó como candidato a la presidencia del Gobierno tras haber recuperado el poder dentro del PSOE.

El, de nuevo, líder socialista se ‘envolvió’ con una gran bandera de España en aquel escenario, donde, al más puro estilo kenedyano, apareció en público junto a su esposa, Begoña Gómez.

El actor José Sacristán acaba de declarar: “Que les den a las banderas”. Y yo le recomendaría, a él, y a otros que puedan tener la misma opinión, que anden con cuidado. Porque, por así decirlo, las banderas las carga el diablo.

Las banderas pueden parecer símbolos sin importancia, pero no hay que olvidar que por tales símbolos han dado la vida muchas personas a lo largo de la historia. Pueblos enteros han derramado su sangre por las enseñas. Así que no se trata de un asunto cualquiera.

Hay mucha historia, mucho sentimiento, mucha vida, mucho sacrificio a veces, detrás de algunas banderas.

Por citar un caso, uno de los acontecimientos que rompió la serenidad de Antonio Tejero fue la legalización de una bandera, la ikurriña.

La aprobación y normalización de una enseña en cuya persecución habían perdido la vida no pocos compañeros de la Guardia Civil, destrozados por los artefactos explosivos colocados como trampa por ETA junto a esas ikurriñas, fue demasiado para el entonces comandante. Encontrárselas legalizadas y ondeando por doquier en el País Vasco, tras haber sido causa de tantas muertes, resultó superior a sus fuerzas.

Por cierto, y volviendo a Cataluña. Lo que no se dieron cuenta, los responsables de la retirada, es que, apartando la bandera de España y dejando en solitario la cuatribarrada, en realidad estaban minusvalorando su propio símbolo, al que, por así decirlo, le habría 'convenido' más aparecer junto a la roja y gualda. Porque entonces se le colocaba, aparecía, en el mismo nivel de la que es símbolo del Estado.

Pero eso son matices solo para personas con la cabeza bien amueblada.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?