Confidencialmente

Blog

A Sánchez no le preocupa Cataluña: será su baza electoral ganadora, aplicando el 155

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.
 

Que la situación en Cataluña no se arregla, sino que incluso va a peor, no es descubrir nada nuevo.

El más grave problema que tiene España, es decir, el intento de quebrar la unidad del país, y utilizando para ellos procedimientos y tácticas en muchos casos ilegales, continua sin encontrar vías de solución.

¿Está preocupado el recién llegado presidente del Gobierno? Me cuentan que no, que no lo está.

Pedro Sánchez aplica a su gestión elementales principios de inmediatez y utilidad propia, sin mirar a soluciones de fondo, ni tampoco al medio o largo plazo. Lo mismo hace con la cuestión catalana.

Evidentemente, el desafío independentista requeriría profundas políticas de Estado, pensadas, planeadas, bien identificadas, que habría que aplicar con intensidad y a la vez con paciencia, buscando resultados en años, incluso en generaciones.

Porque, por ejemplo, una de las causas profundas de la deriva separatista hay que buscarla en los últimos treinta y cuarenta años de educación que se ha impartido en Cataluña, que ha condicionado el pensamiento básico de los actuales generaciones.

Un trabajo de demolición semejante solamente se podrá recomponer con otros treinta o cuarenta años de una educación distinta. Algo que aún no ha empezado, y que no se ve en el horizonte que un día pueda comenzar.

Como digo, ¿le preocupa a Pedro Sánchez el devenir de Cataluña? No. Porque lo que le interesa es el ahora, el hoy. Y más concretamente, su objetivo casi único: ganar las próximas elecciones, y ocupar el despacho de La Moncloa con todos los derechos, como personaje refrendado por las urnas.

Con esos presupuestos, el presidente del Gobierno está a la espera de que la deriva independentista, con Puigdemont como cerebro y Quim Torra como instrumento mecánico, junto con los apoyos del PDeCat y de Esquerra, acabe en una nueva DUI, en una Declaración Unilateral de Independencia.

Algo que, a la vista de lo que afirman, sostienen, defienden y proponen los antedichos, se va a producir a no mucho tardar.

Es el instante que espera Pedro Sánchez. Llegado tal momento, justificándose en tan inadmisible desafío al Estado, no dudará en volver a aplicar en Cataluña el Artículo 155. Sí, el mismo que aprobó en su día Mariano Rajoy.

Si tal ocurre, con ese gesto el actual inquilino de La Moncloa ganará las elecciones. No solamente ganará, es que barrerá. Porque se llevará muchísimos votos del Partido Popular y robará gran parte de la clientela a Ciudadanos.

El 155 será su gran baza electoral. Así lo piensan en La Moncloa.

Por eso, como digo, a Pedro Sánchez no le preocupa Cataluña.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo