Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Sociedad, sociedad y más sociedad

photo_camera Parlamento Europeo

No hace mucho, escribí una columna reclamando más sociedad civil en España, a propósito del asombro que me produce ver como este país nuestro se deja destrozar sin el menor gesto, sin inmutarse, como si no ocurriera nada, cuando, desde hace tiempo, lo están desmantelando, rompiendo sus costuras acá y allá.

En esa columna decía: “Echo de menos en España la existencia de una sociedad civil articulada, movilizada, sensibilizada, activa, controladora de los excentricidades de los políticos, que critique, que demande, que reaccione y no se encoja de hombros”. Y lo sigo echando de menos.

Me referí entonces, como síntoma de que algo podía estar moviéndose, a la inmediata celebración, en Valencia, del II Congreso de la Sociedad Civil, con un panel de participantes de altísimo nivel, nacional e internacional. Romano Prodi, ex presidente de la Comisión Europea y ex primer ministro de Italia, era el invitado de honor, y también Rosalía Arteaga, ex presidenta de Ecuador y candidata a la Secretaría General Iberoamericana, junto con Antonio Tajani, ex presidente del Parlamento Europeo.

El congreso se celebró, promovido por la Asociación Sociedad Civil Ahora (SOCIA), y las aportaciones de los ochenta ponentes han sido recogidas en un libro, “Relanzar España. Reflexiones desde la sociedad civil 2021”, que el 8 de noviembre fue presentado en el Senado. Antes, el día 2, lo entregaron al rey Felipe VI, en una audiencia especial.

Durante el acto en la Cámara Alta, el presidente de SOCIA, Aldo Olcese afirmó: “Afortunadamente en España es mucho más lo que nos une de lo que nos separa. Desde la sociedad civil auspiciamos que los grandes partidos políticos, como el PSOE o el PP, pueden llegar a pactos de estado que son esenciales para el país: justicia, educación, pensiones, sanidad y sostenibilidad, los más urgentes”.

Como resultado del congreso, han sido elaboradas unas “Grandes Conclusiones”, que se dieron a conocer en el acto del Senado, y no me resigno a reproducir algunas de ellas, que considero muy relevantes:

-Necesidad de un proyecto de nación para España: regenerar, construir y resetear.

-En España es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

-Afortunadamente, la ciudadanía no está tan dividida ni tan crispada como nuestros políticos.

 

-La ciudadanía pide una política que sea solución y no problema.

-La participación ciudadana es esencial para combatir dos amenazas especialmente insidiosas: el nacionalismo y el populismo.

-Igualdad de oportunidades. La igualdad será un vector de progreso imbatible para los países que quieran liderar la transformación social.

-España ocupa un lugar de privilegio en el continente europeo, pero debe profundizar en las reformas necesarias para garantizar este factor crítico de competitividad: conciliación, horarios y salarios.

-Necesidad de un pacto de Estado por la Justicia, no solo sobre nombramientos sino sobre su funcionamiento.

-Reforma electoral sin privilegiar a las minorías.

-La educación digital resolverá rápidamente la politización y la ideologización de la formación, y la dotará de mucha mayor profundidad y alcance.

-La sanidad debe ser mucho más solidaria en términos de territorios y ciudadanos europeos y debe ser universal e igualitaria. Hay que ir a una mayor integración y cooperación entre sanidad pública y privada, y de la sanidad de atención primaria con las especialidades.

-La digitalización nos cambia realmente la vida, pero la digitalización financiera y la sanitaria van a representar el cambio más profundo y notable en todo el proceso.

-La potenciación del humanismo es esencial para garantizar un final feliz de proceso de modernización tecnológica.

-La sostenibilidad es el eje troncal y crucial de muchos desafíos futuros y del mundo global. Una economía de la ecología tiende a sustituir a la economía financiera como gran motor de crecimiento.

-Los grandes proyectos estratégicos vertebradores de España deberán ser integradores de Pymes y autónomos para no dejarles atrás en el relanzamiento, y tendrán que ser asignados y gestionados desde la transparencia.

-Ciberdemocracia Corporativa. Se hace imprescindible una herramienta de participación ciudadana y corporativa digital que optimice las actuaciones de la sociedad civil.

-La sociedad civil debe unirse en torno a proyectos comunes y a los grandes desafíos globales como nación: europeísmo, European Cultural Heritage, Ciudadanía Europea, superando los elementos nacionales.

-Hacia un cambio de liderazgo de opinión los nuevos lideres del futuro. Hay transformación galopante del liderazgo de opinión en España y en el mundo, a través de las redes y las “public figurres o influencers”, que requieren de una nueva ética relacional y un mejor autogobierno. Los intelectuales tradicionales pierden peso e influencia frente a los agitadores de las redes.

-Más integración europea es la mejor solución a los problemas actuales y servirá de amortiguador para los futuros.

-Hay que defender una Constitución Europea.

-Proyectos estratégicos vertebradores de la nueva realidad europea. Promover todo aquello que utiliza Big Data e Inteligencia Artificial para mejorar procesos y decisiones

-Lo que nos hace diferentes y nos distingue en el mundo. El European Cultural Heritage y la ciudadanía europea, junto con el modo de vida europeo, son los nuevos elementos de unión europea indelegables e imprescindibles. Hay que insistir en su pedagogía, difusión y estudio, para una promoción eficaz y sin retorno o vuelta atrás.

-España merecería tener una Universidad Europea, destinada a ese tercer pilar de la Cultura Europea común de la UE, como Brujas y Florencia las han tenido para el mercado único y el euro.

-Nos gustaría que fuera en El Escorial, un referente mundial, patrimonio de la humanidad. Proponemos una movilización comprometida de la sociedad civil para ello.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes