Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Aguantar a Rajoy hasta mayo de 2019

Cuando Rajoy logró la investidura, gracias a la abstención del PSOE, muchos aventuraron que se iniciaba una legislatura muy muy corta. Incluso calcularon que no duraría ni un año.

Habrá que ver si el pronóstico se cumple, o más bien ocurre lo contrario.

El primer obstáculo serio que necesita superar Mariano Rajoy son los Presupuestos para el año 2017. Dadas las mayorías en el Congreso, parece que lo podría tener muy difícil, singularmente la votación decisiva, la de la admisión a trámite o no. Sin embargo, el presidente baraja hasta dos armas para alcanzar su propósito.

La primera, lograr el apoyo de los cinco diputados del PNV. Y eso lo tiene al alcance de la mano, porque los nacionalistas no ponen peros a un apoyo semejante, con tal de que les ofrezcan contrapartidas. Por supuesto, económicas, aunque no solo. Entre las primeras, la actualización del concierto, que está pendiente y en la que se juegan 1.000 millones de euros. Mil millones de contantes y sonantes argumentos para votar con el Gobierno.

La otra baza, no menos contundente, son los problemas que padece el PSOE. Ya ha dejado claro Rajoy que, o presupuestos, o elecciones. En mayo próximo se cumplirá el plazo mínimo de un año que tiene el presidente del Gobierno para disolver las cámaras y convocar generales anticipadas, caso que decidiría si no lograra luz verde para las cuentas de 2017.

Ocurre que al actual PSOE, el de Javier Fernández y Susana Díaz, no le interesa en absoluto que tal cosa ocurra. Esa posibilidad les pone los pelos como escarpias, porque cogería al partido desmantelado, dividido y sin candidato. O sea, una apuesta segura hacia el despeñadero.

Así que todo apunta que Rajoy podrá superar el obstáculo de los Presupuestos. Lo cual coloca el horizonte político en los Presupuestos para 2018. Entonces, si no lograra volver a tener una mayoría, cabría prorrogarlos. Y con ello, llegaría a mayo de 2019, un momento crucial y mágico.

En mayo de ese 2019 hay que celebrar elecciones municipales, autonómicas y europeas. Las tres a la vez. Y lo lógico es que también se convoquen, al mismo tiempo, elecciones generales. En eso está pensando Rajoy.

Hasta entonces, pues, tendrán que aguantar a Mariano Rajoy quienes se sientan incómodos, molestos y hasta indignados con su presidencia. Les va a hacer falta algo de paciencia.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·