Viernes 20/10/2017. Actualizado 09:35h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dejar la caca en la acera

He tenido perros en casa durante muchos años y siento un aprecio especial hacia ellos. No pocos de los buenos recuerdos de mi infancia y juventud tienen nombre de alguno de estos animales.

No obstante, la posesión de perros plantea inconvenientes si se vive en un entorno urbano de asfalto y hormigón. Uno de ellos la obligación, marcada por la lógica pero ahora también por las ordenanzas municipales, bajo pena de elevadas multas, de retirar del suelo las deposiciones sólidas que arrojen. Dicho más claramente: el propietario debe recoger la caca.

Pienso que este país ha ido poco a poco mejorando en comportamiento y urbanidad, y hoy la regla habitual suele ser que los dueños de los animales organicen el paseo diario armados de elementos materiales adecuados para la recogida. Y que procedan a ello.

Quienes no cumplen tal requisito, además de vulnerar una normativa municipal, pueden sin problema ser calificados de incívicos e insolidarios. Además de que causan un riesgo más o menos grave de accidente, porque alguien pise el material y resbale, o bien por las maniobras necesarias para evitar tan peligrosas minas.

Se publicó ayer en estas páginas que Alberto Ruiz Gallardón paseó por una zona de Madrid con su perro, que el animal realizó una deposición, y que el ex ministro no recogió de la acera el resultado, la caca.

Podría argumentarse que el propietario tal vez no se dio cuenta de lo practicado por su perro, pero la excusa resulta difícil de tragar, puesto que las salidas a la calle se programan precisamente para eso, para que haga lo que tenga que hacer, y en un sitio que no sea el pasillo o la sala de estar de la vivienda.

Los personajes públicos deben ser los primeros en comportarse como ciudadanos ejemplares y cumplir las normas de la convivencia. Y han de saber que están especialmente observados en todas sus actuaciones, también las de aparente carácter privado. El anonimato les está negado. También la impunidad, por supuesto. Y me parece bien.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·