Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡Duro con Rita Barbera!

Pocas veces se han escuchado en el PP descalificaciones tan graves contra uno de sus ex militantes, pero menos aún tratándose de alguien con tan intensa presencia y protagonismo en el partido, como las lanzadas contra Rita Barberá. Le han llamado indigna.

"Barberá no está terminando su carrera con dignidad y ejemplaridad". Son palabras del vicesecretario de Acción Sectorial, Javier Maroto. Declaró que la ex alcaldesa de Valencia está haciendo daño al partido, y añadió que, por su larga trayectoria política, debía terminar su carrera con dignidad y ejemplaridad y no lo está haciendo.

Sucede que en el Partido Popular hay ya dos almas. Una, la que representan los máximos cargos, con Mariano Rajoy a la cabeza y con los Cospedal y Arenas detrás, es decir, los "viejos". Y otra, la que encarnan los "nuevos", recién llegados como Maroto, Levy, Casado y hasta Maillo.

Los primeros han compartido mucho con personajes como Rita Barberá, y se resisten a una condena radical de su persona y actividades. Eso explica la distinta reacción de  María Dolores de Cospedal ante la decisión de mantener el escaño en el Senado.

Muy al contrario que Maroto, la secretaria general ha respaldo la opción de la ex alcaldesa, afirmando que ha intentado hacer lo que considera lo mejor “para los intereses generales, para el PP y para poder defender su inocencia”.

La discrepancia entre la postura de los "nuevos" y de los "viejos" parecería natural y comprensible. Lo que no se entiende tanto es que eso trascienda al exterior, y que se visualicen tan claramente las diferencias de planteamiento.

Algo así ocurre porque falta dirección en el PP, muy necesitado de un congreso nacional. Pero también porque estamos hablando de corrupción, la gran falla, el enorme socavón que sufre el partido. Ante el cual los recién llegados, encabezados por los vicesecretarios, se quitan las pulgas porque ellos no estaban cuando se produjeron los principales escándalos,

No desean verse manchados en absoluto. Entre otras cosas, porque se juegan su futuro. Ellos, y otros que integran la nueva generación, están comenzando. Van a protagonizar los próximos años. De ese grupo saldrá posiblemente el nuevo líder, y no van a correr riesgos.

Por eso seguirán dando duro a Rita Barberá. Y a otros más. Frente a las extrañas contemplaciones de los veteranos del PP, que en esto se equivocan claramente.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·