Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Esperanza Aguirre, de los toros al fútbol

Esperanza Aguirre no se ha achicado lo más mínimo tras el penoso incidente de su fuga en la Gran Vía y la persecución por la Policía Municipal de Madrid. Al menos externamente, ella sigue dando la cara. Y le alabo el valor.

Días atrás, fue invitada a Sevilla, donde pronunció un rotundo discurso sobre la fiesta nacional y el españolismo, en la línea, por resumir, de que quienes no aprecian las corridas de toros no son auténticos patriotas y amantes de España.

Ahora, en su habitual columna semanal de ABC, ha hablado del fútbol, con un análisis, como casi todos los suyos, francamente original. Vino a decir que, en lo relativo a la educación, España tendría que imitar al fútbol. Como suena.

Sostiene la lideresa que los evidentes éxitos del balompié, innegables, están ligados a su liberalización. Ahí radica el secreto. Y apunta que en educación habría que hacer lo mismo, liberalizar. Por ejemplo, en materia de fichajes. Como con el deporte rey, habría que posibilitar contratar fuera de nuestras fronteras profesores y maestros, que así eleven el actual nivel del país, bastante pobre, por cierto.

Sobre ese particular, yo me pregunto, con cierta ironía, si los sueldos a los enseñantes extranjeros se situarán al nivel de lo que cobran las estrellas internacionales que militan en el fútbol hispano.

No coincido con Aguirre en poner al fútbol como modelo, y menos aún para la educación. Porque ese deporte también tiene su lado oscuro. Incluso muy oscuro. Baste citar la deuda de los clubs con el Estado, cifrada en los 3.000 millones de euros. O las sociedades deportivas que han quebrado, que han dejado de pagar a la plantilla, que están regidas por administradores judiciales.

Sin olvidar los recientes escándalos con esos fichajes sospechosos, al menos en cuanto a cómo se articularon los contratos y sobre todo cómo se pagó, incluyendo maniobras para eludir a Hacienda.

Por no hablar del 'Villarato', de las recalificaciones urbanísticas de terrenos, y de los maletines con dinero que, por lo visto, andan circulando por España en las fechas finales de la Liga.

No es oro todo lo que reluce en el fútbol, sin duda. Así que, ponerlo como ejemplo para organizar la educación en España resulta bastante discutible.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena



    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·