Jueves 19/10/2017. Actualizado 14:09h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Yo no soy Excalibur

En alguna ocasión anterior he dejado claro, creo, que soy amigo de los perros, entre otras cosas porque los he tenido durante muchos años y guardo magníficos recuerdos.

Parece pertinente empezar por la aclaración, para añadir a continuación que no comparto los excesos que, en mi opinión, se han cometido a propósito del sacrificio de Excalibur, el perro de la pareja Javier Limón y Teresa Romero, esta última contaminada con el virus de ébola, contra el cual sigue luchando.

El animal ha sido eutanasiado (como se dice ahora) para evitar cualquier riesgo, por pequeño que fuera, de transmisión de la enfermedad a seres humanos. Lo lamento, pero, puestos a elegir, me parece una medida proporcionada, dada la grave amenaza que supone el ébola.

Desde que se apuntó la posibilidad del sacrificio, se dispararon las movilizaciones en contra, empezando por las redes sociales, hasta el punto de que en la primera noche el nombre del perro resultó el más mencionado en Twitter a nivel mundial. No lo fue "ébola", ni "Sierra Leona", ni "Manuel García Viejo" ni otros semejantes. Y el hashtag '#SalvemosaExcalibur' se convirtió en el más mencionado en España. Pareció que no existía ningún otro drama, problema o desafío que ese.

Personajes famosos se movilizaron con sus tuits y retuits, como ocurrió con estrellas de la televisión del estilo de Fernando Tejero, Jorge Javier Vázquez, Natalia Millán… y lo mismo hicieron líderes de opinión.

Se promovieron, además, concentraciones callejeras, incluso a la puerta del domicilio de Teresa con el objetivo de impedir la salida del perro.

Estos días han abundado las movilizaciones en las que se ha coreado "Todos somos Teresa". Puedo entenderlo, y hasta me adhiero, como muestra de solidaridad y de apoyo a ella.

Pero es que en otras se ha repetido el grito "Todos somos Excalibur". Y, hablando de excesos, eso ya me parece demasiado, tratándose de un perro. Con todo respeto, yo ni soy ni me siento Excalibur.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·