Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Feministas de primera o de segunda

El feminismo militante tiene, en general, la virtud de saber movilizarse con eficacia. Cuando da con una bandera que considera relevante, entonces agita, proclama, saca gente a la calle, consigue eco en los parlamentos, mociones en organismos…

El problema es que a veces aplica una selección discutible en sus objetivos. Evidentemente, no puede estar en todas las causas, ni es posible echarse al monte permanentemente, y es cierto que existen causas que resultan más llamativas e incluso más sangrantes que otras, pero insisto en que la selección no parece neutra.

Una de sus últimas batallas tuvo que ver con la mujer salvadoreña, a la que se llamó Beatriz, cuya vida corría peligro por un embarazo de un bebé que no podría sobrevivir, y que pedía poder abortar.

Decía que echo de menos la asunción de otras batallas no menos dramáticas y que también merecerían que se escuchara la voz de esas feministas militantes tan eficaces.

Por ejemplo, uno de los dramas más terribles se está produciendo en La India, donde aumentan los episodios de niñas que son secuestradas y violadas, en los que se da la coincidencia de que se trata de estudiantes en escuelas cristianas.

El último caso se ha producido en una localidad llamada Pakur, en el estado de Jharkhand, donde cuatro chicas, de edades entre los 12 y los 14, fueron secuestradas del dormitorio por un grupo de más de veinte hombres y violadas por ellos durante más de dos días.

No para ahí el asunto, porque también en La India, empiezan a repetirse casos de religiosas católicas secuestradas y violadas. Una especie de nueva y lamentable ‘moda’

¿Debería el feminismo hacer suya estas banderas? Me parece que sí. ¿Aunque se trate de católicas? Espero la respuesta…

Porque echo de menos declaraciones, movilizaciones, mociones en parlamentos, en ayuntamientos y organismos, y no me puedo creer que nadie las promueva porque las víctimas sean personas cristianas.

¿Feminismo de primera y de segunda? Vamos a esperar.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·