Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

IU-Podemos, matrimonio rato pero no consumado

Pablo Iglesias sigue dando la cara por la asociación electoral con Izquierda Unida para las generales del 26-J. A pesar de la aparatosa pérdida de un millón y pico de votos respecto a los resultados de diciembre. Parece bastante lógico: fue él quien la promovió y la firmó.

Ese acuerdo vino precedido por una tormentosa relación entre los dos partidos. Baste recordar aquel "que se queden con la bandera roja y nos dejen en paz" de Pablo Iglesias, y los calificativos de "cenizo y amargado" dirigidos en su día a Alberto Garzón.

Objetivos electorales por parte de Podemos (lucrarse de los 900.000 votos de IU), intereses económicos de Izquierda Unida (formación prácticamente en la quiebra por una deuda de varios millones de euros), junto con otros argumentos menores, condujeron al nacimiento de Unidos Podemos.

Si Podemos no ha conseguido lucrarse electoralmente de la fusión, y de ahí las críticas internas, tampoco a Izquierda Unida la han ido bien las cosas. La evidencia de que una parte de sus dirigentes y militantes boicotearon las candidaturas de Podemos es la principal constatación

El resultado electoral del 26-J ha puesto en cuestión la sociedad integrada por ambos partidos.

Al mismo tiempo, Podemos e Izquierda Unida siguen manteniendo sus respectivos aparatos y sus militancias. Sus sedes y movilizaciones. Alberto Garzón quiere tener voz propia en el Congreso, para lo cual Pablo Iglesias le cederá una parte del tiempo concedido a su grupo parlamentario.

Visto lo visto, se mantienen, e incluso aumentan, las posibilidades de que un día, y sin tardar demasiado, cada uno decida ir por su cuenta: Podemos por un lado, Izquierda Unida por otro. Las críticas de Errejón lo empujarán un poco más, sin duda.

Los antiguos canonistas y moralistas hablaban del "matrimonio rato y no consumado". Aludían a las parejas que, habiendo contraído unión válida, sin embargo no llegaban a hacer uso marital del mismo, por el motivo que fuera. Por eso, frente al indisoluble, este es un matrimonio disoluble. "Por justa causa", dicen los libros.

La alianza IU-Podemos se parece cada día más a esa figura canónica del rato y no consumado, y por tanto fácilmente disoluble. Dicho sea con perdón.

Video-Comentario del dia Confidencialmente:

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·