Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Pedro Sánchez, ni está ¿ni se le espera?

En plena confusión por el asalto al Congreso de los Diputados, aquel 23-F de amarga memoria, el general de la División Acorazada Brunete telefoneó a La Zarzuela preguntando por el general Armada. Le respondió Sabino Fernández Campo, con una frase que ha hecho historia: "Ni está ni se le espera".

Eché de menos el domingo, en la imponente manifestación celebrada en Barcelona, la presencia de Pedro Sánchez.

El líder socialista tuvo esa mañana una gran oportunidad para aclarar, de una vez por todas, con quién se alinea en el desafío de la rebelión catalana, un desafío que se ha propuesto romper con España; o, lo que es lo mismo, romper España.

Pedro Sánchez acumula una errática trayectoria en todo este proceso, aumentada un poco más precisamente con la manifestación del domingo, porque el PSOE como partido no se sumó a la convocatoria. Incomprensible. Poco explicado.

Cierto es que, informalmente, animó a sus militantes a participar. Y es cierto que miles de miembros del PSC salieron esa mañana a la calle, rodeados de banderas de España y de cuatribarradas catalanas. Pero no estaba el PSOE como tal. Ni tampoco su principal líder.

Las perplejidades, las dudas que corroen a Pedro Sánchez en esta delicada materia pueden pasarle facturas muy elevadas.

Con ocasión de la intentona del 1-O, del falso referéndum, los socialistas, empezando por Miquel Iceta, se dedicaron muy pronto a criticar a Guardia Civil y Policía Nacional por los incidentes callejeros y los desalojos. Cierto que en muchos casos fueron impresentables. Pero no es el papel de un partido nacional colocarse en la primera línea de la crítica y la denuncia contra las fuerzas del orden. Y guardias y policías no lo van a perdonar tan fácilmente.

El siguiente paso consistió en anunciar una moción de reprobación a la vicepresidenta del Gobierno. Como bien expresó Alfonso Guerra, cuando se está registrando un golpe de Estado, a quien hay que reprobar es a los golpistas. Puro sentido común.

Pedro Sánchez duda, pastelea, confunde, marea. Sí pero no; apoyo al Gobierno pero le exigimos que dialogue más; apoyo al Gobierno, pero es también culpable de lo que pasa; no al artículo 155 salvo que hiciera falta, que por ahora creemos que no es necesario, salvo que no haya más remedio...

Posicionamientos blandos y contradictorios, declaraciones dubitativas y perplejas, que llevan a la conclusión de que el líder del PSOE ni está (da la impresión de que no se ha puesto en serio a afrontar la crisis catalana, o que no sabe qué hacer), ni (quizá) se le espera. Veremos.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·