Jueves 22/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

No, Pedro Sánchez, no

España tiene un camino que recorrer para recuperar presencia en organismos internacionales de todo tipo y en instancias europeas, de forma que alcance una representación acorde con sus características, trayectoria, historia y, sobre todo, importancia política y económica.

Unas cuantas desidias en el pasado, junto con el desinterés y la ceguera, cuando no la incompetencia, han conducido a la situación actual, que sitúan a nuestro país, dada su relevancia, lejos de las posiciones que debería ocupar en esos ámbitos.

Ahora se plantea la posibilidad de que un español llegue a la vicepresidencia del Banco Central Europeo, después de varios años sin estar representados en Frankfort. La candidatura de Luis de Guindos ha sido bien recibida, tiene posibilidades de ser nominado a pesar de la difícil oposición que significa el candidato irlandés, y ahora resulta que los socialistas se han puesto a boicotear la elección.

Tal como contamos en nuestra portada, Pedro Sánchez ha realizado, personalmente, gestiones con otros partidos socialistas para que apuesten por un candidato "técnico", es decir, para que no apoyen a Luis de Guindos. Con el agravante de haber manejado en Italia el dato de que el de Economía es uno de los ministros contrarios a la OPA de la italiana Atlantia sobre la española Abertis. ¡Vaya maniobra!

No es la primera vez que los socialistas, pero sobre todo los recién llegados, boicotean, o al menos dificultan, la posibilidad de que un español llegue a un cargo internacional relevante, con el motivo oculto (podría calificarse de sectario) de que no es persona de su cuerda o de su gusto.

En ninguna nación europea ocurre algo así. Cuando tal circunstancia llega, todos los grupos políticos cierran filas para conseguir ese puesto, pensando precisamente en la conveniencia del país y no en el interés mezquino de un determinado partido. Y en España ha ocurrido eso en muchas ocasiones. Pero eso fue sobre todo en el pasado.

Más de una vez se ha reprochado al actual líder del PSOE, Pedro Sánchez, que no muestra talla de hombre de Estado. Que le falta grandeza. Y que se deja llevar demasiado de sus limitados puntos de vista particulares, cuando no de fijaciones, traumas y manías, a la hora de los grandes objetivos. Y este es un caso más.

Para ahora y para el futuro, pensando en el interés del país, y no de un determinado partido, no queda otra que decirle, con claridad: Así, no, Pedro Sánchez. Así, no.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·