Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Rajoy gana media investidura y Sánchez la pierde

Los resultados de las elecciones gallegas y vascas pueden resumirse, por lo que afecta al Partido Popular y a Mariano Rajoy, diciendo que el PP mantiene su holgada mayoría en Galicia (41 diputados), a la vez que minimiza la caída en Euskadi, donde pierde un escaño pero queda igualado a 9 con los socialistas.

Y por lo que compete al PSOE y a Pedro Sánchez, notable batacazo en ambos feudos, al ser el partido que más pierde en los dos. En Galicia, además, se ha producido el temido “sorpasso”, a cargo de En Marea, convertidos en segunda fuerza tras conseguir igual número de diputados que los socialistas (14, el PSdeG baja 4), pero quedar por encima en número de votos. Y en Euskadi, varapalo grande: pierde 7 escaños y se queda con igual número de diputados que el PP.

A la hora de las conclusiones, puede apuntarse que Rajoy ha ganado media investidura. Sale reforzado con los resultados de ayer, singularmente por la victoria en Galicia, donde se ha fajado personalmente en la campaña. Pero sobre todo fortalece a su partido a nivel nacional y le añade razones para intentar gobernar también España.

Además de sus méritos, que los tiene, Feijóo es una apuesta de Rajoy. Se estuvo planteando abandonar la política, y el presidente le pidió que siguiera al frente del PP regional, al que ha vuelto a llevar a la victoria.

Por supuesto, con vistas al futuro la figura del político gallego se sitúa en primera posición de cara a un relevo ordenado en el Partido Popular. Algunos empiezan a llamarle “el raro de España”, porque es el único presidente autonómico que goza de mayoría absoluta.

Rajoy ha ganado media investidura porque, a la vista de los resultados de anoche, nadie sensato en el PSOE puede desear unas terceras elecciones, puesto que la tendencia es clara: el Partido Popular crecerá sin ninguna duda, mientras que el PSOE mantiene la tendencia a la baja.

A la vez, a Pedro Sánchez la jornada electoral le ha resultado muy amarga, por ese derrumbe y empate con el PP en el País Vasco, pero más aún por el “sorpasso” sufrido en Galicia, un territorio en el que los socialistas llegaron a gobernar. Con el agravante de que el candidato derrotado, Fernández Leizaga, es también una apuesta suya, frente al poder regional nucleado en torno a Abel Caballero.

Se ha producido un nuevo retroceso electoral en el PSOE, que continúa la línea a la baja marcada por las generales de diciembre y de junio, lo que debilita notablemente al líder socialista, sobre todo en su intención de someterse a una investidura en el Congreso a como dé lugar.

Con los resultados de anoche, parecería un atrevimiento poco comprensible que intente liderar el país, pero incluso ni siquiera liderar ya su propio partido.

El Comité Federal del sábado se ha calentado enormemente con lo ocurrido en Galicia y País Vasco. Por eso, si el 1 de octubre no se produce un motín, o poco menos, contra la actual dirección entonces nadie entenderá nada.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·